domingo, 9 de diciembre de 2018

Ganadores PECDA 2018/2019






Estoy entre los ganadores  PECDA Chihuahua, Creadores con Trayectoria
Bendecida justicia. A la tercera fue la vencida. Todo llega a su tiempo. 

martes, 16 de octubre de 2018

Colectivo feminista denunció violencia machista

El 28 de septiembre el colectivo feminista Rosas Rojas se pronunció a favor del aborto seguro, legal y gratuito, dándose cita en el Monumento a Benito Juárez para de allí caminar hacia la Plaza de armas esgrimiendo su himno abortero de Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir. Cabe destacar que la marcha fue simultánea en otras ciudades de la república: Monterrey, Guanajuato, Ciudad de México, Chihuahua y Ciudad Juárez. Del lugar de reunión salieron aproximadamente media hora después de lo previsto, congregándose escasos cuarenta manifestantes. Qué si había manifestantes Provida -me preguntaron- vi solamente a una callada pareja con una vistosa lona banner de Salvemos las 2 vidas puesta en su camioneta.

Yo atajé la marcha en el Centro histórico, los esperé en donde están las letras JRZ, ahí donde los transeúntes beben café, hacen sus compras, toman el atardecer, son aturdidos entre música de Maluma y las campanadas a misa de siete, caminan entre saltimbanquis y vendedores ambulantes. Una tarde pacifica, en medio de todo, que se mantuvo incólume.
Y sobre mantenerse incólume ante la ola de peticiones y denuncias de colectivos feministas violentos para legalizar el aborto, es donde me interesa enfocar mi artículo.

En el sitio oficial del colectivo Rosas Rojas Juárez Los rostros del feminicidio, publicaron una nota de quien firma como Lluvia del rayo, fechada en octubre. En la publicación se lee el mismo discurso falto de novedades donde el único enemigo del mundo mundial es el machismo:

“[…] En esta lucha hemos un vivido (sic) un sinnúmero de insultos, amenazas y violencia machista en todas sus modalidades por parte de los grupos más conservadores de la ciudad. Un verdadero linchamiento social. Si, en la ciudad que está constituida en un 70% por hogares con madres solteras (sic), en el epicentro del feminicidio a nivel mundial (sic); los reaccionarios se encargan de recordarnos que nuestros cuerpos no nos pertenecen. Le pertenecen a la iglesia, al Estado, al marido, incluso al feminicida, pero jamás a nosotras.

Esto lo pudimos comprobar el mismo 28 de septiembre, cuando los “Pro-Vida” (sic) organizaron su marcha contra la legalización del aborto, a la misma hora, en el mismo lugar. Esto en un claro intento de intimidación para hacernos desistir de nuestro objetivo. Lo que más nos sorprendió fue que hablaran de una “marcha de paz” cuando en redes expresaron constantemente el más arraigado clasismo, machismo, racismo y homofobia contra nosotras. Sin embargo, las camaradas se mantuvieron siempre firmes en nuestro objetivo”.

A ver, vamos por partes, hasta se parece a una canción de Juanga “a la misma hora, en el mismo lugar…” le faltó “y con la misma gente”. Lo que la vocera del colectivo Rosas Rojas asegura en su nota es falso. Los manifestantes Provida nunca intimidaron la marcha porque nunca se presentaron (Tomé video, dejo link al final de la nota), me explico: ya dije antes que en el Monumento había sólo una pareja Provida, y en la Plaza de armas lo que vi fue a cinco jóvenes, una chica y cuatro chicos intimidados, que recularon en concluir su objetivo porque uno de los tipos que portaba el pañuelo verde les prohibió el paso, rompiéndoles la cartulina celeste que portaban. Al darse cuenta de que yo grababa la escena les advirtió que dejaran de provocar. ¿Prohibirles el paso? ¿en un lugar público? Así fue, los promotores de la diversidad, de la aceptación, los del pañuelo verde, los Proaborto fueron los que atacaron, insultaron, intimidaron y censuraron. Lo voy a dejar en claro: La marcha a favor del aborto seguro, legal y gratuito fue ignorada por casi todos, hasta por las propias feministas juarenses y paseñas. ¿Dónde está la sororidad de la que tanto hablan? ¿Dónde están las feministas? ¿Dónde el acompañamiento y altruismo? Bueno, ellas apoyando desde donde no pierdan sus privilegios, sentadas detrás de un monitor “Sharing the event”, seguramente. El feminismo dividido desde adentro no es producto del “heteropatriarcado” sino del mismo movimiento que no se pone de acuerdo.

Las manifestaciones Provida no son una moda, si les seguimos el rastro nos daremos cuenta de que se realizan casi todos los años. Es uno de los compromisos de la iglesia católica. De hecho, cada 25 de marzo se conmemora el Día de la vida, Día de la Anunciación. Nuestro párroco, Eduardo Hayen, ofreció una vigilia en contra del aborto a la misma hora, pero en la sede católica. Vivimos en un país libre y tienen derecho a manifestarse como lo hacen, con respeto y en paz. Semanas después hubo otra manifestación en el Estadio Benito Juárez. Una más el 14 de octubre como parte del programa Rosario Viviente que unió dos temas: Defensa de la vida y el Año de la Juventud. Se tiene programada otra en la ciudad de Chihuahua para el día 20 del mismo mes. Afortunadamente, el respeto, amor y defensa por la vida no es una moda. Es una convicción.

Por supuesto, no faltan las críticas de que a los juarenses “les interese más la vida de un nonato que la de una mujer asesinada” o que los juarenses “deben manifestarse mejor en contra del narcotráfico, de las ejecuciones” Bla bla bla, me queda claro que los juarenses Provida se oponen contundentemente a que otra mujer muera en el vientre de su madre. Ni una más.

Colectivo Rosas Rojas: no se sorprendan de ser agredidas en las redes sociales, ¿qué esperan? ¿aplausos? ¿seguimiento incondicional? ¿felicitaciones? Las redes sociales son lo que son. Si tanto les molestan las opiniones contrarias a las de ustedes, háganse un favor: cierren sus cuentas. Repito, vivimos en un país libre, utilicemos nuestra libertad con responsabilidad. Seres humanos así, colectivos así, feministas así, quienes hacen alarde de victimismo a base de mentiras e hipérboles son quienes manchan su propio movimiento. Sean auténticas, integras. Verdaderas mujeres de confianza. Defensoras de su verdad.

No más victimismo

No más mentiras

No más manipulación feminista 







Nota mencionada del colectivo feminista

miércoles, 1 de agosto de 2018

Entre propuestas de ratificación y feminismo radical




María abortando a Jesús

[...]


Es por eso que el feminismo actual, entre otras cosas, conocido como el de la Tercera Ola, no encuentra eco en muchas mujeres. Basta leer las noticias internacionales, el Feminismo Disidente encabezado por Christina H. Sommers, Camille Paglia, las españolas Alicia Rubio, Pilar Baselga, la abogada Antonia Alba, sin olvidar el Manifiesto contra el puritanismo sexual firmado por más de cien mujeres francesas; la crítico de arte, Avelina Lésper, entre otras. El reciente suicidio de la ex fundadora de FEMEN, Oxana Shankó, quien dejó una carta póstuma con una frase digna de epitafio: “You are fake” (Son todos unos falsos); la disertación del mismo movimiento de Sara Winter. Ojo, porque eso es indicador de la grave crisis actual del feminismo a nivel mundial. El Día Internacional de la Mujer 8-M, agrego, tampoco es el día de las feministas sino de todas las mujeres, ¿Y qué leemos que hacen las feministas en ese día para representarnos al resto? Protestar desnudas, presentar un performance donde una se disfraza de Virgen María y aborta a Jesús por ser hombre; ¿Qué más hacen? Quemar imágenes sagradas para ofender la religión que otros veneran, defecar en la iglesia porque, según el feminismo, la iglesia católica es el origen de la desigualdad contra las mujeres. Llevar pancartas donde se lee “Muerte al macho”, “Machete al Machote”, “Hetero muerto, abono para mi huerto”, “Mata a tu papá, y a tu novio y a tu hermano”. Si fuera metafórico, como se han defendido ¿no sería mejor decir “muerte al machismo”? ¿Cómo lo tomarían si fuera “Muerte a la hembra? Considero que el grave problema que atravesamos y que no permite distinguir los verdaderos móviles de la violencia es llevarnos la palabra machismo a la boca a la menor provocación.

Mi artículo completo para Juárez Dialoga: 


"Las feministas cagonas de Argentina" como se les comienza a nombrar



Más claro ni el agua. El parricidio es otra cosa...

¿Metafórico? ¿Qué les parecería "muerte a la hembra"?
No hacer cosas buenas que parezcan malas. 


La nota en cuestión 

miércoles, 23 de mayo de 2018

A veces sólo dejo que la vida siga su curso

Estuve alimentando un pichón durante varias semanas. Descubrí el nido sobre el aire acondicionado, en el patio, donde, además,  tengo dos chihuahueños. Intuyendo que sería riesgoso si cayera al suelo, me preparé para soltarlo en un parque cuando lo viera más seguro para alzar el vuelo. Hoy, el ave cayó al piso. Los perros lo mataron. No actué a tiempo a pesar del presentimiento o lógica. 

      A veces sólo dejo que la vida siga su curso. Como en aquella conversación con uno de mis amigos donde lamenté la situación política, económica  y cultural de España, cuánto habían cambiado él y su hermana. Si antes compartimos puntos de vista, hoy resulta evidente que nos separan ideales más que el Atlántico mismo. Rematé deseándoles suerte. Después de unos minutos reflexioné, ese "desearles suerte" se tomó como despedida. El silencio se hizo más largo. Pasaron las horas. No fue éso lo que quise decir. Han pasado los días,  las semanas, no lo he aclarado, quizá no tiene caso. A veces sólo dejo que la vida siga su curso. Ni tirana ni Santa ni mártir, paz:
 


El viento sopla sobre la tierra:
La imagen de la CONTEMPLACIÓN.
Así los reyes de la antigüedad visitaron las
regiones de la tierra,
Contemplaban al pueblo, 
Y les daba instrución.   

jueves, 12 de abril de 2018

Gato Negro

Poema de Emma Posada

Alma de duende en cuerpo de sombra. Enjoyada la cabeza,
el espinazo interrogante, el paso de seda.
Las campanas desbordan sus doce vinos. Luna en los 
tejados. Brisa en las ramas deshojantes. La pedrería
de los ojos del gato se abrillanta. Espera...
La bruja de la escoba, andrajosa y hambrienta no ha
de venir ahora; se durmió de cansancio en el campanario del pueblo.
La desesperación en el lomo del gato forma un arco
y lanza la flecha de un maullido. Un signo lúgubre
se alarga en el silencio.
Gato negro, embriagado de luna. Gato negro, bohemio
de los tejados; eco del infierno, silueta de un pe-
cado. Gato negro: seda, sombra y pedrería.
1930


Amigo 2015-2017
Por tu bella alma y corazón te nombré
Amigo.
El gato negro que siempre anhelé, 
representación y obra. 
Mi ángel guardián.
Hasta que vuelvas, 
hasta que vuelvas a acaminar a mi paso;
lágrimas y agradecimiento eterno.

sábado, 31 de marzo de 2018

Aclaración y advertencia para el Colectivo José Revueltas

Fotografía tomada con mi cámara a inicios de la década del 2000. Exijo al Colectivo José Revueltas remueva mi fotografía de su blog o citen mi nombre. Derechos Reservados. 
Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional. 

miércoles, 14 de marzo de 2018

Enemigo Imaginario

Cuando el discurso amoroso vira hacia el drama, los reproches, los celos; no nos damos cuenta cuánto nos parecemos al lugar común desde el cual nunca quisimos hablar...


Sufría de una maldad sorda y monótona
y a nadie sorprendía que su ferocidad estuviera llena
de lugares comunes y efectos especiales.
Armando González Torres



Gracias por el espacio a Revista de Creación Literaria Nocturnario, Número 20, enero - marzo de 2018

martes, 13 de marzo de 2018

El macho alfa y la hipocresia de la sororidad

Risa, sorpresa, conmoción, y en algunas excepciones, siento indignación cuando se hacen publicaciones que siguen la corriente de lo efímero.  ¿A qué me refiero con efímero? A lo que se escribe con el deseo de entrar en el engranaje del discurso social del momento. Me refiero a los hashtag o etiquetas utilizados en las plataformas de internet,  útiles para filtrar y clasificar información de acuerdo a los temas de moda y/o contenidos. Por ejemplo el hashtag #MeToo con el que las personas relatan un pasaje de abuso cometido por hombres, sobre todo, lo cual ha servido como una auténtica cacería de brujas donde no se distingue la realidad de la interpretación. Es decir, una persona puede decir que fue acosada ¿en realidad fue acosada o así lo interpretó? ¿Hasta dónde es lícito hablar de favores, intercambio o abuso? Estamos de acuerdo,  es difícil, es complicado. Me da gusto que mujeres y hombres hablen, denuncien, expongan y proporcionen información, siempre y cuando ésta sea verdadera y sin distorsiones. Y para ello se debe dar voz y voto a las personas involucradas. Escuchar una sola parte es tramposo e incompleto.

Hace unos días Hilda Sotelo publicó en su blog una nota #yotambién donde habla de su sentir hacia el acoso. Menciona a Luis Arturo Ramos, Miguel Ángel Chávez, Jorge Humberto Chávez y a Samuel Schmidt. Ah, con este último sí, sí  me interesa que se le eche tierra y se exponga su prepotencia. 

Samuel Schmidt me dio clases en la universidad (licenciatura en Sociología agosto-diciembre, 2002). Larga historia hecha corta, tuve que denunciarlo ante el H. Consejo Universitario por abuso de poder. Habiendo trabajado durante todo el semestre, nos reprobó sin justificación a otra compañera, Mirna Lara, y a mí. En aquel tiempo el Consejo Universitario estaba integrado por la maestra Angela Estrada Guevara y el Dr. Jesús Camarillo. Se reunieron las pruebas suficientes y ganamos en contra del Dr. Schmidt. Ofensa que no perdonó y cuando tuvo oportunidad volcó su venganza en mi contra. Cuando me postulé para la maestría en Ciencias Sociales, él puso todos los obstáculos y negativas para que no me aceptarán,  a pesar de haber cumplido con todos los requisitos. Éso me lo confeso años después otro colega, el Dr. Servando Pineda "Consuelo, ¿Sabe qué fue lo que la perjudicó? Su denuncia ante el Consejo Universitario contra Samuel Schmidt". Claro, no lo dudé ni por un segundo. Por el coraje de saber que me había reprobado estuve a punto de perder mi primer embarazo. ¿Fueron su culpa los amagos de aborto que sufrí hace 15 años? Desde mi perspectiva sí, desde la perspectiva de él quizá no.

Pasan los años y debo olvidar por mi salud mental.  Sin embargo, cuando le platiqué a Hilda Sotelo el proceder de Schmidt para conmigo, ella sólo se rió, aminorando los hechos, clara señal de cero empatía.  Ahora es ella la que denuncia, la que habla de Samuel Schmidt (¿tendríamos que creerle?) Habla de él en términos que a mí no me constan, porque no lo conozco ni lo conoceré COMO AMANTE.

Mi paso por la universidad y por otras instituciones me ha brindado la experiencia de hablar de personas, en apariencia respetables,  que se han hecho un prestigio social gracias a las instituciones académicas, la academia representa el lugar donde surgen las ideas, las nuevas formas de pensamiento. Es por ahí y allí donde se debe combatir, desde las ideas y en la academia; donde anidan docentes abusones, prepotentes y mujerucos, aficionados a echarse la cana al aire con la alumna que puedan... Si yo hablara destruiría hogares, y mi palabra no la utilizaré para éso. Yo hablo y doy nombres, siempre he sido así, porque no miento. En alguna ocasión  denuncié a otro docente universitario junto a otras personas que no son como se pintan. Es el poder positivo de los blogs. La palabra, la mentira y la verdad aprendamos a distinguir entre ellas.

Moraleja: que el "amor" no te convierta en ciega, sorda y muda. Si otra mujer te dice que ella pasó una mala experiencia con tal persona, creéle u otorgale el beneficio de la duda. Esa es la verdadera "sororidad", no sólo una palabra de moda que, algunas, son incapaces de sentir.



 https://www.hildasotelo.com/single-post/2018/03/10/yotambi%C3%A9n       

jueves, 22 de febrero de 2018

Al encuentro del autor, crónica

Dicha crónica la escribí hace tiempo, en los inicios de Twitter. Surgió por el encuentro que tuve con un libro, Las genealogías de Margo Glantz. Biografía donde narra la historia de su familia judia. El apígrafe es de uno de mis autores contemporáneos favoritos, un honor que sea mexicano y de contar con su presencia, el maravilloso escritor Armando González Torres. En ese epígrafe se resume lo que quise rescatar de aquella búsqueda.

      Años después conocí a doña Margo en la librería Gandhi,  en la Ciudad de México. Le comenté que había viajado desde Chihuahua sólo para verla, entre otros comentarios que le hice concerniente a lo que menciona en el libro, ella me respondió "Usted me ha hecho la noche" (Gandhi toma video de imagen y audio en todas las charlas organizadas por ellos, por ahí debemos andar en esa noche inolvidable). 


Margo Glantz firmando el libro Las genealogías
 Los invito a leer Al encuentro del autor  en la revista de literatura y cultura digital Bitácora de vuelos 

viernes, 16 de febrero de 2018

90 años de vida celebrará la dama del cuento fantástico, Amparo Dávila

Gracias por su legado al mundo literario. Amparo Dávila nacida el 21 de febrero de 1928, Pinos, Zacatecas. México.

    Reciba un cálido abrazo al alma de mi parte. Que la maestria de sus experiencias en la tierra colmen de plenitud su existir. Feliz cumpleaños. 

Una de mis reliquias. Poster firmado por la escritora, para mí:  Con todo afecto, Amparo Dávila 


"Sigo escribiendo. Quiero publicar poemas chiquitos, poemas de ayer y de hoy, luego las semblanzas, que son varias. Una es una semblanza de Pinos, Zacatecas, otra la semblanza de mi muerte. [...] Me da mucho gusto que los jóvenes escriban literatura de terror o de lo que sea, pero que escriban buena literatura, que no sea a base de pura inteligencia; no creo en la inteligencia pura, yo creo en la sensibilidad, indudablemente".

 “Que no muera un día nublado ni frío de invierno, y me vaya tiritando de frío y de miedo ante lo desconocido, ese mundo de sombras. No, así no. Sin rostro que camina siempre a mi lado o que me aguarda al doblar la esquina. Y ese misterio insondable que no logramos develar y que angustia y perturba la existencia. Quiero irme un día soleado de una primavera reverdecida llena de brotes y de pájaros y de flores, para buscar mi jardín del Edén, mi paraíso perdido y gozar de los frutos de la vid y de la higuera, el perfume de los cerezos y los naranjos en flor, el calor del sol que no se oculta nunca”.  Breve fragmento de La semblanza de mi muerte

domingo, 11 de febrero de 2018

Texto escrito por Javier Marías: LA ZONA FANTASMA. 11 de febrero de 2018. ‘Ojo con la barra libre’

Mi blog es un espacio para exponer las voces de todas aquellas verdades incómodas. Hombres y mujeres pensantes, dueños de sus destinos y de sentido común sano. A todos ellos y ellas, mi respeto y solidaridad. Destierro de mi vida y de mis argumentos la falsedad del discurso hegemónico actual, impulsado por el feminismo radical y malsano, que se proclama en posesión de la verdad absoluta. Mentira. Desde mi posición de mujer libre y pensante, rechazo la ola de destrucción que se promueve entre hombres y mujeres. El sexo heterosexual es lo más natural del mundo, sin embargo están realizando esfuerzos por mostrarlo antinatural, violento y nocivo. MUJERES DOMESTICAS, SENSIBLES Y COMPLETAS: ES HORA DE ALZAR NUESTRAS VOCES Y DEFENDER NUESTROS PRINCIPIOS, VALORES FAMILIARES, A NUESTROS HIJOS,  A NUESTROS COMPAÑEROS Y AFECTOS.  LOS LAZOS QUE CON AMOR Y ENTENDIMIENTO SE ESTABLECIERON NO LOGRARAN ROMPERSE. 

DESDE ESTE ESPACIO DIGO ¡ALTO!



Tomado del sitio del autor: JAVIERMARIASBLOG



Mujeres violadas, acosadas, manoseadas sin su consentimiento, todo eso existe y ha existido siempre, por desdicha. Que haya una rebelión contra ello no puede ser sino bueno. Pero hay demasiadas cosas buenas que hoy se convierten rápidamente en regulares, mediante la exageración y la exacerbación y la anulación de los matices y grados. El estallido se produjo con el caso Weinstein, cuyas prácticas son viejas como el mundo. Ya hacia 1910 se acuñó la expresión “couch casting” (“casting del sofá”), para referirse a las pruebas a que los productores de Hollywood y Broadway sometían a menudo a las aspirantes a actrices (o a los aspirantes, según los gustos). En el despacho solía haber un sofá bien a mano, para propósitos evidentes. La costumbre me parece repugnante por parte de esos productores (como me lo parece la de cualquier individuo poderoso), pero en ella no había violencia. Se producía una forma de transacción, a la que las muchachas podían negarse; y una forma de prostitución menor y pasajera, si aceptaban. “A cambio de que este cerdo se acueste conmigo, consigo un papel, iniciar mi carrera”. Pensar que la única razón por la que se nos dan oportunidades es nuestro manifiesto talento, es pensar con ingenuidad excesiva (ocurre a veces, pero no siempre). Con frecuencia hay transacciones, compensaciones, pactos, beneficios mutuos que entran en juego. La índole de algunos es repulsiva, sin duda, pero cabe responder “No” a tales proposiciones. Y tampoco hay que olvidar que no han sido pocas las mujeres que han buscado y halagado al varón viejo, rico y feo, famoso y desagradable, poderoso y seboso, exclusivamente por interés y provecho. No hay que recurrir a nombres para recordar la considerable cantidad de mujeres jóvenes y atractivas que se han casado con hombres decrépitos no por amor precisamente, ni por deseo sexual tampoco.

Ahora el movimiento MeToo y otros han establecido dos pseudoverdades: a) que las mujeres son siempre víctimas; b) que las mujeres nunca mienten. En función de la segunda, cualquier varón acusado es considerado automáticamente culpable. Esta es la mayor perversión imaginable de la justicia, la que llevaron a cabo la Inquisición y los totalitarismos, el franquismo y el nazismo y el stalinismo y el maoísmo y tantos otros. En vez de ser el denunciante quien debía demostrar la culpa del denunciado, era éste quien debía probar su inocencia, lo cual es imposible. (Si a mí me acusan de haber acuchillado a una anciana en el Retiro, y la mera acusación se da por cierta, yo no puedo demostrar que no lo hice, salvo que cuente con coartada clara.) De hecho, en esta campaña, se ha prescindido hasta del juicio. Las redes sociales (manipuladas) se han erigido en jurados populares, son la misma muchedumbre que exigió la ejecución de Jesús y la liberación de Barrabás en su día. Tal vez sean culpables, pero basta con la acusación, y el consiguiente linchamiento mediático, para que Spacey o Woody Allen o Testino pierdan su trabajo y su honor, para que pasen a ser apestados y se les arruine la vida.

La justificación de estas condenas express es que las víctimas no pueden aportar pruebas de lo que sostienen, porque casi siempre estaban solas con el criminal cuando tuvieron lugar la violación o el abuso y no hay testigos. Es verdad, pero eso (los delincuentes ya procuran que no los haya) les ha sucedido a todas las víctimas, a las de todos los crímenes, y por eso muchos han quedado impunes. Mala suerte. ¿Cuántas veces no hemos visto películas en las que alguien se desvive por conseguir pruebas o una confesión con añagazas, porque sin ellas es palabra contra palabra y perderían el juicio? Así está montada la justicia en los Estados de Derecho, con garantías; no así en las dictaduras. Por eso me ha sorprendido leer editoriales y “acentos” en este diario en los que se afirmaba que las injusticias derivadas de todo este movimiento eran “asumibles” y cosas por el estilo. Es algo que contraviene todos los argumentos que, desde Beccaria en el siglo XVIII, si no antes, han abogado por la abolición de la pena de muerte. La idea de los defensores de la libertad, la razón y los derechos humanos ha sido justamente la contraria: “Antes queden sin castigo algunos criminales que sufra un solo inocente la injusticia de la prisión o la muerte”. Ahora se propugna lo opuesto. Si la falta de pruebas contra los acusados se extendiera a otros delitos, y aquéllos dependieran de las volubles masas, se acabaría la justicia.

Dar crédito a las víctimas por el hecho de presentarse como tales es abrir la puerta a las venganzas, las revanchas, las calumnias, las difamaciones y los ajustes de cuentas. Las mujeres mienten tanto como los hombres, es decir, unas sí y otras no. Si se les da crédito a todas por principio, se está entregando un arma mortífera a las envidiosas, a las despechadas, a las malvadas, a las misándricas y a las que simplemente se la guardan a alguien. Podrían inventar, retorcer, distorsionar, tergiversar impunemente y con éxito. El resultado de esta “barra libre” es que las acusaciones fundadas y verdaderas —y a fe mía que las hay a millares— serán objeto de sospecha y a lo peor caerán en saco roto, haya o no pruebas. Eso sería lo más grave y pernicioso.

JAVIER MARÍAS

El País Semanal, 11 de febrero de 2017


viernes, 12 de enero de 2018

"Nosotras defendemos la libertad de importunar, indispensable para la libertad sexual"

Manifiesto firmado por intelectuales y artistas francesas en contra del puritanismo sexual. 





La violación es un crimen. Pero el ligoteo insistente o torpe no es un delito, ni el piropo una agresión machista. A raíz del caso Weinstein, ha habido una toma de conciencia legítima sobre la violencia sexual contra las mujeres, particularmente en el lugar de trabajo, donde algunos hombres abusan de su poder. Era necesaria. Pero a esta libertad de palabra se le ha dado hoy la vuelta: nos obligan a utilizar los términos adecuados, a callarnos lo que pueda molestar, ¡y a quienes se niegan a cumplir con estos mandatos se las considera traidoras y cómplices!.

Es algo propio del puritanismo utilizar los argumentos de protección y emancipación de la mujer para atarnos mejor a un estatus de víctimas eternas, bajo la influencia de demoníacos falócratas. Todo en nombre de un supuesto interés general, como en los buenos viejos tiempos de la brujería. De hecho, el hastag #metoo ha desencadenado, en la prensa y en las redes sociales, una campaña de acusaciones públicas a individuos a quienes, sin tener la oportunidad de contestar o de defenderse, se les ha puesto al mismo nivel que los delincuentes sexuales. Esta justicia sumaria ya tiene sus víctimas: hombres castigados en el ejercicio de su profesión, obligados a renunciar a sus empleos, etcétera. Cuando sus únicos fallos han sido tocar una rodilla, intentar robar un beso, hablar de cosas "íntimas" en una cena de trabajo, o enviar mensajes con connotaciones sexuales a mujeres para las que la atracción no era mutua.

Nuestros editores [muchas de las firmantes son escritoras] ya nos están pidiendo a algunas de nosotras que nuestros personajes masculinos sean menos 'sexistas', que hablemos de sexualidad y amor con más mesura, o incluso que garanticemos que el 'trauma experimentado por los personajes femeninos' sea más obvio.

El filósofo Ruwen Ogien defendió una libertad de ofensa indispensable para la creación artística. De la misma manera, defendemos una libertad para molestar, indispensable para la libertad sexual. A estas alturas somos lo bastante experimentados como para admitir que el impulso sexual es, por naturaleza, ofensivo y salvaje. Pero también somos lo bastante clarividentes como para no confundir el ligoteo torpe con acoso sexual.

Sobre todo, somos conscientes de que el ser humano no es monolítico. Una mujer puede, en el mismo día, dirigir un equipo profesional y disfrutar siendo el objeto sexual de un hombre, sin ser una 'zorra' ni una vil cómplice del patriarcado. Puede asegurarse de que su salario sea igual al de un hombre, pero no sentirse traumatizada de por vida porque un sobón se le frote en el metro (incluso cuando eso se considera delito); un comportamiento que ella misma puede considerar como la manifestación de una gran miseria sexual, o incluso no darle importancia alguna.

Como mujeres, no nos reconocemos en este feminismo que, más allá de la denuncia de los abusos de poder, toma el rostro del odio a los hombres y a la sexualidad. Creemos que la libertad de decir 'no' a una propuesta sexual no excluye la libertad de molestar. Y consideramos que debemos saber cómo responder a esta libertad para molestar a los demás, más allá de refugiarnos en el papel de víctimas.

Porque no se nos puede reducir únicamente a nuestro cuerpo. Nuestra libertad interior es inviolable. Y esta libertad que valoramos no está exenta de riesgos y responsabilidades. 


#EstoSíMeRepresenta #FeminismoDisidente
Le Monde Versión oficial