lunes, 12 de septiembre de 2016

Seis poemas inéditos de Elena Garro

Unidos a la conmemoración previa de los cien años del natalicio de  Elena Garro, seguimos festejando y la recordamos en su faceta poco conocida como poeta. En esta ocasión, para los lectores de La libreta de Irma, se han elegido seis poemas escritos por Garro entre  1948 a 1954. Compilación de la escritora y periodista Patricia Rosas Lopátegui quien presentó el libro Cristales de tiempo, poemas inéditos de Elena Garro, hace unos meses en la ciudad de México. 




NOTA ACLARATORIA
A 100 años de Elena Garro

 El poeta es arrojado de destierro en destierro
y nunca tendrá morada segura.
Maurice de Guérin

Elena Garro (Puebla, 1916-Cuernavaca, 1998)  no tuvo la oportunidad de reunir en un libro los poemas que consignó a lo largo de su azarosa existencia, ni crear un título que los uniera y nombrara. En el centenario de su nacimiento (1916-2016) la celebramos con la publicación  de su poemario.
     Cuando preparaba su biografía en 1997, la autora me entregó  estos versos para ser editados  y nueve años más tarde firmé un nuevo contrato con su hija, Helena Paz Garro, para configurar este volumen. Decidí llamarlo Cristales de tiempo porque éste adquiere las formas más inimaginables en su producción dramatúrgica, literaria y poética. Helena Paz recibió el título con beneplácito.
     Después de haber vivido en Nueva York, París y otros sitios durante ocho años, Garro regresó a México hacia finales de 1953. A mediados de la década, y posiblemente desde 1954, revisó las composiciones elaboradas fuera de su país, con la esperanza de poder publicarlas en tiempos mejores. En ese periodo se dedicó a pasar a máquina algunos de los poemas que había escrito a mano en su cuaderno de pasta café, y a transcribir y publicar otros que no aparecen en las libretas que sobrevivieron. Estas piezas mecanografiadas datan de ese periodo en que se dio a la tarea de trabajarlas, como lo demuestran la misma antigüedad del papel cebolla amarillento y la tipografía análoga de la máquina de escribir. […]  
     A manera de epílogo, Helena Paz Garro le rinde un homenaje a su progenitora con tres poemas: “Mi madre”, “La reina” y “La reina del aire”. Los dos primeros datan de 1958. Paz Garro me comentó respecto a “La reina” en abril 2006: “Este poema se lo escribí a mi mamá diez años antes del 68;  es un texto premonitorio, ¿eh?”. En tanto que “La reina del aire” nació a raíz de su fallecimiento. Creo que nadie mejor que su hija para cerrar este poemario; con la mirada intimista, incisiva y exquisita de quien estuvo siempre cerca de  ella.
     El colofón narra una anécdota de la polígrafa para acercarnos a su visión humanística y revolucionaria.
     Por fin, la versatilidad poética de Elena Garro brilla a través de estos Cristales de tiempo.
Patricia Rosas Lopátegui
Albuquerque, Nuevo México,
6 de enero de 2016    


Leer la nota completa en La libreta de Irma