lunes, 30 de enero de 2017

Viajar en el tiempo


Consuelo Sáenz
Christian Schloe
Acariciar la idea, considerar tan sólo la ocasión si se presenta, es clandestino. La ilusión por la libertad y los deseos son plausibles si se cultivan en el nido bendecido y a la luz de lo público. El yo deberá ser suplantado por el nosotros. La familia y la dignidad no merecen arriesgarse por perseguir la sombra de una presa incierta. Catherine lo sabía.

¿Qué clase de persona busca afuera lo que ya le pertenece? Ni a ti ni a otro podría confiar sus inquietudes; mantiene el sentido común saludable a pesar de todo. A través de la experiencia ha sabido reconocer quién es quién en el juego trivial, pero no poco importante de las relaciones sociales. No se arriesgaría a despertar rumores, indiscreciones cometidas por malas elecciones de amigos; podría ser fatal para conservar lo que a través de los años le ha tomado esfuerzo construir: el bienestar de la familia, el nido bendecido y la buena reputación de una persona que parece tenerlo todo. Si hay estabilidad ¿para qué alterarla? Guárdate de compartir tus pensamientos, guárdate de exponer esa curiosidad insaciable. Nadie guarda secretos.

Mientras tanto esperará. Nunca estuvo más convencida ni segura de sí misma. Aguardará paciente y reconocerá al indicado, al que lleve nuevas ilusiones a una casi anquilosada existencia. 

***

Creyó que la tardanza de su arribo fue provocada por una broma que alimentaba la dicha del encuentro… algunas llegadas sólo deparan más despedidas, Una imagen, persigo una imagen cuyo nombre no encuentro, persigo un nombre cuyas letras no conozco, letras impronunciables. Aparta el anhelo, las promesas rotas, suspendidas una a una del árbol de eucalipto a través del ventanal: segundo día del octavo mes, conmemoración de su Gloomy Sunday personal. 

Los dioses jugarían, mostrarían el revés a los planes de los mortales. Hasta el último momento mantuvo la esperanza. Dispuesta a buscar la resignación, ¿quién lo sabe? Por más que una persona se empeñe en ejercer libertad por medio de aparentes opciones, nunca alcanzará la más alta de las libertades, como cuando se libera de la presión de un anhelo imposible. 

La transición se volvía urgente, encontrar un nuevo pacto con la creación. Ha leído, y cada línea que ha leído emerge en determinado instante, conjuga los momentos de júbilo y equilibra la emoción hiperbólica: donde le aguardó sigue lloviendo, ella regresó a su desierto. París llueve por sus ojos, los tús y los yos, esfera de luz, luz sin tiempo… soledad e hibernación. 

Time present and time past
Are both perhaps present in time future
And time future contained in time past.
If all time is eternally present
All time is unredeemable.
What might have been is an abstraction
Remaining a perpetual possibility
Only in a world of speculation.
What might have been and what has been
Point to one end, which is always present.
Footfalls echo in the memory
Down the passage which we did not take
Towards the door we never opened
Into the rose-garden. My words echo
Thus, in your mind*



*Four Quartets, Burnt Norton by T. S. Eliot. 194


domingo, 29 de enero de 2017

Doña Bárbara (1943)



Personas que reconocen que se han equivocado, y aseguran ser más cautas del "lugar que pisan". Sin embargo, lo que tardan en reconocer es que no deben pisar a persona alguna. La diferencia es clara: ellos hablan del lugar que pisan, yo hablo de las personas que pisotearon. Abismal diferencia...

"Advierte que es desatino, siendo de vidrio el tejado, tomar piedras en la mano, para tirar al vecino"                                                                                                                Miguel De Cervantes Saavedra



miércoles, 25 de enero de 2017

Nuevo Instituto de Cultura del Municipio de Juárez

Foto,  Página Oficial del Municipio de Juárez



La mayoría somos artistas y promotores culturales distintos a la cara "oficial" que prevaleció por mucho tiempo antes. Eso es bueno. Me enorgullezco por ello. Enhorabuena para todos. 

"El Consejo de Gobierno del Instituto para la Cultura del Municipio de Juárez, quedó integrada de la siguiente manera.

Es presidida por el alcalde Armando Cabada Alvídrez; la secretaría está a cargo del Director de Cultura, Miguel Ángel Mendoza Rangel; como consejeros aparecen Roberto Rentería Manqueros, Secretario del Ayuntamiento; María Antonieta Pérez Reyes, directora de Desarrollo Social y el regidor y titular de la Comisión de Educación y Cultura, José Ávila Cuc. 

El sector artístico local está representado por Bertha Cecilia Martínez Reyna, Consuelo Sáenz y José Alejandro Morales Vázquez, mientras que por parte de la sociedad civil están el rector de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, Ricardo Duarte Jáquez; Graciela Emelia Chávez Ortiz, Rubén Moreno Valenzuela, Servando Pineda Jaimes y Karen Alamo Castro, del Consejo de Vinculación del mismo Instituto."  

lunes, 16 de enero de 2017

Migas de pan y caminos para no perderse

(Leerse con el tema de fondo Run to you de Brian Adams. En evocación de un día nublado de noviembre…).


Los gatos reclaman su alimento. En tanto, un cielo rojo con altostratos arriba a la puerta donde mi padre duerme el misterio glorioso. Ahí se levanta una cerca  desde un día de marzo hasta aquí: para no olvidarse,  para no absolverlos.  

Reviso la correspondencia y encuentro  el  nombre de ella en mi bandeja de entrada. Las ideas, las suposiciones y los hubiera tratan de tomar forma en los altostratos  de mi cielo,   donde apareció tu nombre sobre la frente de un rostro desdibujado. Nada cambiará el remanente de un solaz cortejo, azarosa errata.  

En la televisión comienza ¡released! Human rights concert 1986. Bob Geldof abre el concierto: Paula Yates, Michael Hutchance, infidelidad.  Bob Geldof y Paula Yates, divorcio. Michael Hutchance,  Bob Geldof y Paula Yates (la puta Yates...). Pensamiento heterogéneo.  

Después de lo suficiente surgen los primeros acordes 


She says her love for me could never die
But that'd change 
If she ever found out about you and I
Oh, but her love is cold
It wouldn't hurt her if she didn't know
Because...

When it gets too much
I need to feel your touch

I'm going to run to you
I'm going to run to you



Su pensamiento  en el mensaje  discierno. ¿Quién arroja las migas de pan y forma caminos, caminos para no perdernos? 


[...] La ergástula es oscura, 
la firme trama es de incesante hierro, 
pero en algún recodo de tu encierro 
puede haber un descuido, una hendidura. 
El camino es fatal como la flecha 
pero en las grietas está Dios, que acecha. 


 El pensamiento,  a tientas,   busca   asirse  al significado de las asociaciones   que,   misteriosas,    se engarzan en la espiral de un místico predicado.  


Consuelo Sáenz

sábado, 14 de enero de 2017

El Monstruo mundo

Por Consuelo Sáenz

Azucena Hernández 

El  Monstruo Mundo

Chicago, ARS COMMUNIS, 2016, 110 pp. 


La vida está dividida entre lo horrible y lo miserable.    
Annie Hall (Woody Allen, 1977) 


El Monstruo Mundo es una novela breve y no sé si al llamarla así cree en el lector la idea inamovible que se entiende por el género. Pues la estructura aristotélica que compone una novela no se refleja aquí, me refiero a la introducción, nudo y desenlace. Estamos ante un libro difícil de categorizar. Lo conforman noventa y dos capítulos brevísimos. Narrado en primera persona y ocasionalmente en tercera. Los personajes principales son dos: narrador@ y D. Este último no sabemos si es real, si es un fantasma, si es el destino o producto del delirio.  Los diálogos son escasos, la acción de los personajes no es sucesiva ni acumulativa, es decir, no van construyendo una historia. La sintaxis está majestuosamente cuidada, sin marcas de género ni registros geográficos.  ¿Cuál es el leitmotiv narrativo que lo sostiene? Se sostiene en la violencia  y en la construcción de una prosa poética sofisticada que va desarrollándose a través del monólogo filosófico, los paisajes oníricos, la duermevela   y el asiduo uso de las drogas -recurso literario para desorientar al lector-,   revelándonos así el vacío existencial de los personajes. Diría que estamos ante un libro de realismo psicológico donde se enfatiza la caracterización intrínseca de los personajes como pastilla de cuajo en la narración. Autores que cultivaron dicho género fueron Dostoyevsky (Crimen y castigo), kafka (La metamorfosis),  Sabato (El túnel)  o  Camus (El extranjero) por mencionar algunos.   La violencia que se vive en El Monstruo Mundo es más bien la visión de una violencia sistematizada por los procesos de aniquilación deliberados por la fuerza legítima del Estado, que impone su visión de supremacía en el orden social, político y económico. La vida citadina caótica y sórdida narrada en El Monstruo Mundo delata a una humanidad condenada al control y la obediencia. Una humanidad que se deja atrapar por una búsqueda incesante  de libertad, realización y felicidad inexistentes.  

Si algo se puede asegurar del personaje principal de El Monstruo Mundo es que escribe, sueña que escribe y escribe cuando no sueña en una especie de viaje alucinante  inducido por estupefacientes, donde la palabra y la esencia del lenguaje se construye soberbio y sibarita. Si se lo definiera como depresivo, probablemente estaríamos acercándonos a su esencia pero, habría dudas. Nihilista, sería la definición más certera.  El personaje no es triste ni fluctuante. Es irónico, desprecia la vida de todos y a todos,  parece carecer de sensibilidad moral. Es agudo lector, intelectual e incisivo.  Por él se filtran las impresiones del mundo, el que nos narra y observa. De principio a fin es el mismo,  no sufre cambios contundentes, se mantiene en un equilibrio precario. Si no le obsesiona la vida, sí le obsesiona una idea: aniquilarse, aniquilar o ser aniquilado de una sola vez:

 "Obsesivamente, se quiere ser cómplice de la vida y participar de algo, obsesivamente la vida se convierte en una o b s e s i ó n." 

Posee la capacidad para atravesar como con escalpelo los actos e intenciones humanas, desvelar la pose fatua, el esfuerzo inútil,  mostrar los significados de una existencia que, irónicamente, no llevan a sitio alguno. Todo es desgaste, un eterno espiral demencial en que el conocimiento no redime nada: 


"Una impotencia hacia la vida, un destino hacia la muerte. 
[...] Una vida de estulticia, una vida llena de oquedad. La llenaba con una placidez de novedad y alejamiento; pero la vida seguía igual, transcurriéndose en su inconmovible flujo. Y estúpidamente hablaba de la vida como si nombrar solucionara algo. Algo: el estado de ser aquí, el estado de no poder ser, de un querer y una búsqueda de la forma o formas que se adecuan al vacío, el constante vacío insulso y el estado de discapacidad para vivir plenamente." 


El Monstruo Mundo es la ópera prima de la escritora juarense,  radicada en California, Azucena Hernández. Ella conoce la Ciudad Juárez que saturó los encabezados mundiales con noticias de feminicidios, narcotráfico, inmigrantes  y la violencia que se promociona exclusiva de esa ciudad y que, por supuesto, ensancha la narrativa oportunista en la que se enjaula a los escritores norteños. Sin embargo, ocurre lo contrario en  El Monstruo Mundo, para beneplácito del lector crítico, cansado de las mismas tramas que,  a fuerza de explotarse comercialmente, han caído en  agraviante  lugar común. Un libro que desafía el canon fronterizo-norteño. Una lectura ampliamente recomendable.  




Con la autora durante la presentación de
El Monstruo Mundo. Museo del INBA,
16/12/2016
Ciudad Juárez,
 Chih. México.