lunes, 28 de noviembre de 2016

Cartografía de una casa: la Suerte de ser catalogada en el NO género literario

Entrevista a Federico Corral Vallejo





Cartografía de una casa es una historia planteada como un mapa de vida y  carta astral del lugar donde nació su autor,  Federico Corral Vallejo (Parral, Chih. 1969).   Donde la reconstrucción de la memoria y el significado de la existencia  sólo son comprendidos a través del atavismo que la casa familiar provoca en el narrador, ofreciendo así,   un cierto  tipo de diseño ergonómico de mímesis y añoranza.  La obra fue galardonada con el Premio Brasil Hispanoamericano de Literatura 2006. A diez años de su publicación, ha sido reeditada y presentada en distintas ciudades y Ferias de libros de la república mexicana. Una historia  por demás emotiva con la que todos pueden sentirse identificados.





Federico,   Cartografía de una casa  es su incursión al género de la narrativa. Y es con dicha obra que gana el Premio Brasil Hispanoamericano de Literatura 2006. De aquel tiempo a la fecha han transcurrido diez años. ¿Cuáles son las razones por las que demoró su publicación en México?



Primero,  la liberación de los derechos de la obra ya que firmé un contrato de primera edición hasta agotar la existencia del mismo, y lastimosamente en Brasil como en México y (supongo que en toda América Latina) los lectores estamos en peligro de extinción. Segundo,  la inversión de un tiraje de mil ejemplares, al menos en México,  no es barato y lo que el autor no haga por su obra nadie lo va a hacer, ni el editor, ni el librero, nadie. Tercero,  la ínfima y casi nula distribución de libros en nuestro país es equitativa al número de lectores; por eso las bodegas de las editoriales independientes así como los fondos universitarios o gubernamentales,  están apilados de libros en espera de ser carcomidos por los hongos o la humedad, para después exponerlos en un tiradero frente al palacio de minería por la módica cantidad de 10 pesos. Mi incursión en la narrativa realmente se dio en el año 2000 con la obra Mujer de humo que son aproximadamente 24 cuentos breves.  



¿Cómo recibe la noticia de saberse ganador en un género del cual, hasta ese momento, no se sentía competente?

Bueno la alegría fue muy grande, sobre todo porque en mi país muy pocas veces ha sido reconocido mi trabajo como escritor. De hecho creo que los escritores mexicanos tenemos más posibilidades de ser reconocidos en otros países, sobre todo si no pertenecemos a grupos de becarios ya sea de las élites culturales o universitarias del país. Al ser galardonado con esta obra, me proporciona un crecimiento más  como escritor y como ser humano, pues la fe en mí crece y fortalece la goma de borrar de mi lápiz y afina mi fantasía para seguir escribiendo prosa. Partiendo,  claro está,  de la vivencia y  de la autocrítica. 

El libro lleva algunas presentaciones que han corrido a cargo  de importantes personalidades del ámbito literario y cultural de nuestro país. Los comentarios hacia la obra han sido bastante favorables. La recepción en los lectores ha sido catártica. Cartografía de una casa ha salido bien librada de aquellos que no han sabido en qué género ubicarla. Algunos la han definido como un poema de largo aliento, otros como un relato. Para usted, en cambio,  es una novela.  Sin embargo, el poder que tiene la obra de conmover y llevar al paroxismo es indiscutible. De hecho, la manera en que  nos lee el capítulo “Otra vez mi casa” es sublime. ¿Qué opinión le merecen las personas que no saben en qué género ubicarla? ¿Por qué sigue siendo tan importante tratar de clasificar  una obra literaria?

Efectivamente, Cartografía de una casa lleva varias presentaciones,  24 para ser exactos,  de abril de 2016 a la fecha. Grandes plumas como José Vicente Anaya, René Avilés Fabila, Gabriela Turner Saad, Mauricio Leyva, Martha Estela Torres,  Raúl Manríquez, Gerardo Cárdenas, Jessica Anaid, Carmen Amato, Ricardo León, Sebastián, Eduardo Casar, Becky Rubinstein, Queta Navagómez, entre otros.
         Cierto,  Cartografía de una casa ha tenido  la Suerte de ser catalogada en el NO género literario, aún en contra de quienes opinen que es cuento, poema de largo aliento, narrativa, etcétera. Esto es,  desde mi punto de vista,  muy positivo. Desde el momento en que registra un eco del Nadaísmo -corriente literaria nacida en Chile-. En lo absoluto me molesta que ésta mi primera novela –porque para mí es y será mi primera NOVELA– cauce controversia, pero lo más importante es que aún y cuando algunos de sus presentadores no han sabido en cuál género literario ubicarla,  todos y cada uno de ellos han confesado que no pudieron dejar de leerla hasta concluirla. Eso es lo importante, porque ¿De qué serviría  escribir de nuevo El Quijote, La Divina Comedia o Hamelt si nadie las va a leer? De hecho muchas veces me he preguntado para qué escribo si nadie me lee.  
         Mi opinión sobre los críticos o literatos que han leído Cartografía de una casa, es de  agradecimiento: por su tiempo, por su lectura, por su opinión, por los textos en torno a la obra, por su valentía. Siempre he pensado que desde el momento en que alguien lee un libro tiene la libertad y el poder de congraciarse o rechazarlo. El simple hecho de haber invertido  tiempo en su lectura  además de escribir una reseña para  ir a presentar un libro que,  tal vez,  no fue de su agrado.
         En cuestión a la catarsis o el poder de sublimar a un posible lector y hacerlo llegar al paroxismo,  es cuestión del estado anímico con que el lector se enfrente a las páginas, no sólo de Cartografía de una casa sino de cualquier obra, ya sea clásica o contemporánea, lo verdaderamente importante es acercar a la gente a un libro, sin importar autor o género, pues como decía Borges: “Todos los libros son el mismo libro” y todos los escritores tenemos algo de Homero.

Aquí realizo una digresión que me lleva a preguntarle, ¿cómo recibe la noticia de la muerte del escritor René Avilés favila? Ya que, estaba previsto que él fuera uno de los presentadores del libro.   

De hecho fue el mero día de la presentación de mi libro,  en el palacio de Bellas Artes en Ciudad de México, cuando sufrió un primer paro respiratorio que  no le permitió llegar a dicha presentación. Días después se disculpó conmigo vía telefónica y poco tiempo después falleció. Curiosamente,  mi primera entrevista en el mundo literario cuando yo trabajaba para la Revista Impacto en una sección titulada “Pinceladas”, allá por el año de 1995, fue al Maestro René Avilés Fabila por la edición de su libro de cuentos Todo el amor, editada por Editorial Aldus.
         Tengo muchos recuerdos del maestro Avilés Fabila, fue mi profesor en la ENAP de la UNAM, además él me dio la primera oportunidad de aparecer en un Diario, cuando coordinaba el suplemento cultural El Buhó en el Excélsior, que después se convirtió en Revista y luego en Fundación… do quiera que esté René Avilés Fabila, gracias por tanto y tanto apoyo, por tanta sabiduría,  sobre todo por la amistad genuina y su legado literario, amén de la lucha en contra de las mafias literarias en México.

 ¿A qué se refiere cuando dice  que Cartografía de una casa es la conclusión de un ciclo literario?

Antón Chejov decía que: “pobre de aquel literato que no se atreve a decir en sus escritos de dónde viene, quién fue su padre, su madre y su pueblo…” basado en este adagio o consejo del escriba, yo decidí ser un escritor vivencial más que ficcional, aunque después comprendí que no tenían por qué estar peleadas las metáforas con el lugar común, ni las imágenes con un lenguaje coloquial y llano. Al decir que cierro un ciclo, me refiero a qué ya es momento de cambiar de ente noumenico.  Si bien mi casa, mi padre, mi madre y mis hermanos han sido puntos de inspiración en mi obra, es hora de darle vuelta al tornillo y hacer que aparezca no sólo la luna y embruje a mi bolígrafo desosegado, sino sacar todos los demonios y los ángeles que nos habitan para empezar una nueva etapa de escritos, no importa en qué género decidan hacer acto de presencia en la página en blanco. 


Federico, ¿está el destino escrito?

No sé si el destino esté escrito o no,  sólo puedo decir que el ser humano es la suma de todas las buenas y malas decisiones que toma en la vida.  Creo que cada quien puede llegar a ser lo que quiera, así sea lo más inverosímil del mundo. Nacimos para ser felices y cada quien es responsable de su dicha o su desgracia. Los sueños al igual que los milagros si existen, y también se cumplen… yo soy una prueba fehaciente de ello. Aun así, todavía sigo soñando que el milagro de la poesía me convierta en verso, o cuando menos en estatua de tinta.

  
Foto, cortesía de Juan Carlos Esquivel

domingo, 20 de noviembre de 2016

La mujer es la loba para la mujer



Homo homini lupus


En mi cuenta de Facebook hice la siguiente pregunta: ¿Qué opinión les merece una mujer que no es madre -ni lo será- que se toma la libertad de opinar sobre el rol y desempeño de otras que sí lo son? ¿Es esa clase de mujer la más capaz e idónea para opinar al respecto? y por qué. 

Así respondieron hombres y  mujeres: 

1- Lo mismo que un sacerdote aconsejando sobre el matrimonio 
2- El filósofo no requiere ser casto para disertar sobre la     castidad. Sería tremendamente limitativo poder opinar solo   de eso de lo que se tiene experiencia directa
3- Educar bien a un hijo es muy difícil. Lo fácil y cómodo es hacer mal. Quién no eduque hijo... mejor que sea filósofo
4- Que es su problema, que es su vida, y la solución que eligió para vivirla y que sólo si ha convivido con niños pequeños podrá tener idea de lo que habla
5- Creo que todos somos libres de opinar, mas no siempre los más idóneos para ciertas cosas
6- Puedo opinar de dolor de "dientes" y nunca me ha dolido uno
7- ¿Se refiere a esas que se meten a doctorados para aprender teoría?
8- Mejor deberían de coserles la boca hasta cicatrizarla
9- Quizás a tu pregunta como tal no la podría responder. Pero si podría opinar que "algunas" que ocupan ese rol, dan un mal ejemplo en la sociedad y como madres
10- La verdad ni para juzga ni opinar porque de una u otra forma siempre lo toman a mal
11- Ponte en sus zapatos y ya luego podrás opinar 
12- Cualquier persona sensible y empática es capaz de hablar de otra persona. No necesito ser mujer ni gay ni campesino para ser sensible a sus problemas y opinar sobre los mismos. Hay valores universales como la justicia, la paz. Si unsamujer es golpeada no necesito ser mujer para entender que está siendo víctima de violencia. Sobre lo que no creo que nadie pueda opinar es sobre las decisiones que toma la gente. Si decides tener o no tener hijos yo no creo que nadie tenga derecho para discutir si esa es una buena o mala decisión
13- Improvisa
14- Fíjate que hace muchos años fui a una plática que dio un sacerdote sobre la educación de los hijos. En ese tiempo mis hijos estaba chiquitos, cuando salí de ahí me hice la misma pregunta que hoy te haces tú. Mi conclusión fue que,  alguien que no se ha despertado toda la noche con los chillidos de un bebé no debe opinar




Mi opinión. 
Desde el ámbito académico todo mundo puede disertar sobre el tema que quiera. Y en efecto, todos tenemos una opinión, sin embargo, se requiere la sensatez -de la que muchos carecen- para reconocer los eslabones flojos de un discurso que, en el ejemplo que expuse, muchas mujeres no son  idóneas de expresar. ¿Por qué? porque su experiencia es limitada. Se me ocurre enfocarlo en la fenomenología de la percepción de Maurice M. Ponty "en el que la conciencia todavía no ha tematizado un horizonte de objetividad y sentido". En la vida cotidiana las circunstancias exigen un tratamiento distinto que una hipótesis o un yo creo. El saber del que creen saber es una falacia que termina por exponerlas de cuerpo entero y por los cuatro costados. 

En mi familia materna hubo muchas tías que nunca se casaron, que nunca convivieron con hombre en alguna clase de concubinato. Tampoco tuvieron hijos.

Mi tía María, hermana de mi madre, fue la mujer que me crió. Una mujer como pocas, de esos ejemplares de mujer casta, célibe pero el hecho de ser casta y célibe  no la limitó ni la convirtió  en mocha o persignada. Mi tía María fue el arquetipo de Hestia "la Diosa del hogar y de los templos, mujer sabia y tía soltera" (Jean Shinoda Bolen, 2015). Ella representó la tabla de salvación de mi madre,  se podía dejar  el botón rojo en sus manos  sin el mínimo temor de una traición. Mi tía fue mi orgullo (aún sigue a mi lado, incluso su espíritu ha sido visto conmigo por personas que poseen el don). Ningún mal puede aproximarse a mí. Es gracias a ella que mi admiración y confianza en otras mujeres ha impedido el derrumbe  de mi fe. No todas las mujeres son el enemigo.

También fue  a través de distintos elementos de mi familia que pude conocer otros rasgos femeninos deleznables. El resto de mis tías  solteronas fueron un ejemplo distinto. Algunas decidieron no casarse si no era de blanco y por la iglesia, otras vieron en el hombre a su peor enemigo (proyectaron en ellas las desastrosas vidas de sus antepasadas). Una decidió quedarse a acompañar a mi abuela, y así.  Por sus bocas  se manifestaba la más profunda amargura, envidia y resentimiento en contra de la vida de las demás, de  aquellas que sí habían logrado casarse y ser madres. Menospreciaban  sus decisiones, a sus esposos e hijos, además  de sus estilos de vida. Existen mujeres que, antes de hablar de los hijos de las otras, deberían lavarse los labios con agua bendita. Pero nunca lo entendieron, sus matrices no dieron vida o no quisieron incubarla. Fueron sus respetables decisiones. Los expertos en la salud
 recomiendan a las mujeres que se alejen de las mujeres que se expresan así de otras pues en cualquier momento usted será la próxima.

No diré que "despido con amor" a esa clase de mujeres. Tampoco diré que mi conversión espiritual me impedirá no criticarlas. De algo estoy segura: siempre me revelaré en contra del mal y de la injusticia. Las mujeres que se atreven siquiera a involucrar en sus sueños a los hijos de otras,   que se expresan injustamente de otras mujeres tienen falta de amor propio, baja autoestima, inseguridad, envidia y toques sociópatas.  Corre de ellas. 


:)



miércoles, 16 de noviembre de 2016

México: en las zonas blandas de la ballena



Arte del holocausto. Peinture David Olère gazage Auschwitz Birkenau chambre à gaz

Por Consuelo Sáenz

"Veo cosas maravillosas" 

Fue el tuit que lanzó un regiomontano tras conocer el triunfo de Donald Trump.  Bien, no me sorprende que un regio se esfuerce en hacer la diferencia, dinero llama a dinero. Pero su visión   no ayuda al resto. Esto es América, damas y caballeros. Bienvenidos a la más alta traición cometida por nuestra raza hispana (se rumora que el voto hispano fue del 30%).  Hoy asistimos al triunfo de los intolerantes con privilegios. Make America great again.  Millones como el señor Donald Trump nos acechaban desde los rincones ¿del mundo? Así, desde la oscuridad,  donde se esconden los cobardes, para luego, saltar sobre la yugular de los que estábamos convencidos de que el discurso del odio  en nuestros días es obsoleto. La gran mayoría nos equivocamos. Desestimamos al güero, pensamos que se trataba de un contrincante más tratando de llamar la atención de la forma más equivocada: con berrinches, descalificaciones, prepotencia  y arrogancia. Nos equivocamos, la tremenda mayoría fallamos. ¿Qué sigue? Viene un nuevo rumbo para Latinoamérica, en especial para México. No se cansó de repetir  que nos haría pagar con el muro. Discurso y sentencias que,   ahora,   no se deben desestimar.   
.
¿Cómo explicar el voto latino? Pregunta de Carmen Aristegui a Jorge Ramos. Posibles causas: 

- Inmigrantes o hijos de inmigrantes que se olvidaron de sus orígenes
- Una parte de E. U. que está dolida. Una parte blanca que nos acusa  de los principales problemas del país. 

El portal MILENIO agrega cuatro más: 

- La homofobia racista de la América rural y blanca que "después de soportar ocho años a un negro (B.O.),  no quiere ser gobernado "por faldas". 
- La impopularidad de Hillary. 
- El voto deprimido o la abstención de los Millennials de Bernie Sanders. 
- La capacidad de cualquier electorado de "hacer mal",  simplemente porque puede hacerlo (como ocurrió con el Brexit en Gran Bretaña o con el "no" al acuerdo de paz en Colombia y las FARC).

De haber llegado a la presidencia Hillay Clinton, las cosas hubieran mantenido su statu quo. Evidencia de un hartazgo que los norteamericanos no desearon llevar más. Se hubiera continuado con el discurso de brazos abiertos al multiculturalismo  y a los buenos deseos.  A la utopía de  creer  que se estaba cerca de socavar el racismo gracias a  Barack Obama. Otro error.  Otro Premio Nobel tirado al caño. (No debemos olvidar que Estados Unidos  se erigió nación a costa de la esclavitud). Make America great again. 

México pobre México. Circulan muchos videos de niños llorando porque sus padres les informan que ganó Trump. Los niños gritan, lloran y se llevan las manos al rostro,  desesperados, mientras dicen que no quieren volver a México. Y yo imagino a ese país, en el que vivo,  y lo veo como un hades, un purgatorio donde las almas vagan en pena sin descanso. Un limbo a donde llegan los perdedores y confundidos, los que tuvieron la mala fortuna de haber sido mexicanos. Rostros morenos y rasgos despreciables. Esos niños no quieren regresar a México porque representa para ellos el castigo. Pobres de nosotros. 

Recuerdo a los españoles que fueron invitados al Encuentro de Escritores. Para ser sincera,  no los vi tan distintos a esos niños que,  muy en sus adentros, felices estaban de regresar lo antes  posible a su país. La arrogancia más sutil se nota a metros de distancia. De ahí a "viva la diferencia" había solo un paso.  Extranjeros que sólo vienen a alimentar su proceso creativo a costa de las tristes experiencias de unos desafortunados  habitantes. Cursos, talleres, charlas, performance y tertulias literarias para conocer a los fenómenos que habitamos la frontera más violenta del mundo. La poeta Inma Luna prometió realizar una antología con los relatos de las mujeres que asistieron a su improvisado taller. No fue mi caso, me negué a darle mi texto porque no le creí sus buenos deseos de emancipar a la sufrida y abnegada  mujer mexicana (atrás quedaron los tiempos de la conquista, querida).  

Estoy harta de que los extranjeros que vienen a Ciudad Juárez  pretendan modificar nuestra visión de la vida (por muy absurda y caduca que la vivamos), que crean que conocen nuestra realidad  porque leen a la distancia lo que  muy convenientemente publican los medios locales e internacionales. Estoy harta, porque ellos y ellas no viven el día a día en esta ciudad. Estoy harta de que crean saber y no tienen ni puta idea de lo que vivimos aquí. La realidad en la frontera,  y en una frontera como lo es Ciudad Juárez, es muy compleja, surreal y huidiza... cuidado con los espejismos del desierto. 

Mexicanos: cierren filas. 
El nuevo mundo se yergue imponente, sus grandes fauces nos tragan.  Bienvenidos.

Artículo para el portal JuárezDialoga 

¿Feminismo consciente? ¿Para quién?

Me siento feliz de encontrar mujeres que me acompañen en el viaje de la vida, de las ideas, de las diversas existencias que puede ser capaz de vivir y de transformar a  una mujer. Mujeres como Ana, Malena, Mica, María, Rosa, Bertha o yo, mujeres de múltiples vidas, enriquecidas de experiencia.  Sé que mi visión del feminismo no corresponde a lo que  las tendencias teóricas de moda tratan de imponer,   y que algunas muchas defienden rabiosamente como verdades absolutas. Reproduzco el artículo de manera integra. (Es una bendición tener el amor en casa, a mis amados hijos y compañero. La vida que he elegido vivir) Gracias universo. 

¿Feminismo consciente? ¿Para quién?


Por: Ana Ruiz

Si algo he aprendido en el tiempo que tengo reivindicándome como feminista es que los feminismos son interseccionales, con esto quiero decir que los feminismos (porque recordemos que no solo es uno) toman en cuenta: RAZA, GÉNERO, CLASE, ORIENTACION SEXUAL, incluso algunos hasta LUGAR DE PROCEDENCIA. Así mismo, entre las teorías feministas encontramos los conocimientos situados los cuales hacen alusión a que como seres humanas tenemos un bagaje cultural, político, social, etc., por lo tanto es importante reconocer desde donde estamos hablando ( es decir, posición de privilegio como académicas, estudiantes, blancas, heterosexuales, clase media-alta o desde los márgenes como por ejemplo: lesbianas, pobres, clase trabajadora). Por lo tanto, si combinamos estas dos teorías y las ponemos en práctica tenemos por resultado que la diversidad de experiencias es ricas e importante.

¿A que voy con todo esto? Mi madre me compartió una reflexión la cual decidimos publicar en letras libres feministas, esta hablaba de su experiencia en el matrimonio, como madre de tres hijxs, estudiante y trabajadora de tiempo completo, mi madre finalizaba la reflexión con lo importante que era (al menos para ella) sentirse bien (traducido en belleza física y juventud) desde que decidió no responder a los cánones impuestos por la sociedad-patriarcado. Cabe mencionar que mi madre se unió en pareja a los 23 años(lleva 21 años de casada), es una mujer que termino la preparatoria en un sistema de enseñanza abierta para adultos y actualmente curso su tercer semestre en la Licenciatura en trabajo social, nunca en su vida ha leído un libro, articulo o escrito sobre teoría feminista Y NO SE REINVINDICA COMO FEMINISTA a pesar de que su praxis así lo sea.

El día de hoy la página en Facebook conocida como “FEMINISMO CONSCIENTE” la cual se reivindica ecofeminista y en su descripción dice lo siguiente:“Feminismo consciente, ecológico, de género, maternidades subversivas, paternidades responsables. Página se ha caracterizado por censurar, borrar, discutir, ridiculizar y una serie de acciones patriarcales (por decirlo de alguna forma) a quienes no están de acuerdo (y no lo digo yo, abajo pongo algunos links y capturas de pantalla) responde lo siguiente a la reflexión de mi madre: 
“El matrimonio no te llena de responsabilidades! Cada persona construye su realidad; y en casa cada pareja debe crear acuerdos de convivencia. Es fatal que se venera tanto la juventud y no se acepten las etapas naturales de la vida… Eso es contribuir al patriarcado y sus estándares de belleza.
Qué triste que se crea que esto es feminismo…
Feminismo es elegir, es diversidad! Pero sobre todo NUNCA generalizar”

Hasta este momento quiero aclarar que soy yo quien responde y no mi madre ya que como lo dije arriba mi madre es de la clase trabajadora ( intendente), quien en sus 45 años jamás ha leído algo sobre feminismo, por lo tanto, considero que lo que ha respondido Ixchel está completamente fuera de lugar por varias razones.

1. Esta minimizando la experiencia personal de una mujer que reflexiona sin conocimientos sobre feminismo y de género (ya me imagino que alguna feminista minimice la experiencia de violencia o de vulnerabilidad de otra persona diciendo: “tú puedes elegir estar en un espacio violento, tu puedes establecer acuerdos”.

2. Trata de imponer una sola visión de feminismo (ella misma lo dice ¨ESTO NO ES FEMINISMO¨) basándose al parecer en un pensamiento dicotómico, si eres tal cosa no puedes ser lo otro. El pensamiento dicotómico excluye la complejidad de la realidad y reduce las experiencias subjetivas, relativas y situadas que cada persona vive siempre de diferente manera. Es por ello que actualmente no podemos hablar de un solo feminismo, ya que la diversidad de experiencias de las mujeres han dado paso a la reivindicación de diversos feminismos y negar eso, es negar las experiencias de las otras como válidas y complejas.

3. El feminismo que Ixchel trata de imponer no da cuenta de una reflexión de clase y edad, ya que no reflexiona que existen 20 años de diferencia en edades y los mismos 20 de matrimonio, tampoco toma en cuenta la clase ya que mi madre es una mujer de clase trabajadora, quien a pesar de contar con un “aliado y padre responsable” ha tenido que vivir doble o triple jornada.

4. Ixchel habla desde su postura de mujer de clase media, licenciada en psicología, quien opto por ser madre y dedicarse al hogar, con conocimientos sobre feminismo y optando por el mismo como forma de vida y finalmente habla como mujer educada en un “nuevo sistema de creencias” donde aparentemente se puede elegir ser madre o no.

Está claro que nadie (ni mi madre, ni yo, ni letras libres feministas) pretendemos satanizar la maternidad pero si es importante que se reflexione y se tenga una postura crítica respecto al rol de la maternidad, al canon impuesto, a los roles de género, así como una reflexión de clase, porque seamos honestas ¿Cómo le hablas sobre feminismo a las mujeres que no pueden ser autónomas económicamente o quienes no tienen tiempo para estudiar/leer sobre feminismo precisamente por esta doble o triple jornada? y sobre todo es importante la reflexión sobre la división sexual del trabajo.

Yo espero la verdad, que lo que Ixchel o feminismo consciente intenta hacer sea algo bien intencionado, donde informe y co-construya conocimiento y no que se ALECCIONE sobre lo que la visión limitada de Ixchel diga que es o no es feminismo, en donde su página de Facebook sea algo más que un culto o una dictadura y no se censure más a quienes no estén de acuerdo con ella. Concluyo entonces invitando a todes a reflexionar desde donde hablan/escriben/actúan, recordarles que los feminismos son interseccionales y que no podemos juzgar o minimizar una experiencia porque no estemos de acuerdo o porque no sea nuestra experiencia. Y les dejo con esta pregunta: ¿Es entonces feminismo consciente un movimiento que busca concientizar sobre las experiencias de las mujeres? ¿Cuáles mujeres?

Artículo tomado de Letras libres feministas