Ir al contenido principal

Entrevista a Eva Leticia De Sánchez, escritora mexicana



Detrás de cada autor existe una historia personal que da vida e impulso a su creación literaria. En no pocas ocasiones, escribir se convierte en un acto de liberación y de rebeldía. La rebeldía que supone encontrar la vocación personal a una edad en la que se ha llevado un largo tiempo de vida familiar y doméstica, y supone, además, detenerse a contemplar el crecimiento de los hijos y la llegada de los nietos. Si surge la determinación por volcar a través de la escritura el bagaje vivencial y emocional al borde de los cuarenta años, no parece, en absoluto, una posición envidiable. La vehemente necesidad de contarlo todo, de escribirlo todo requiere, entonces, de una buena dosis de valemadrismo. Justo a esa edad en que se conoce más por viejo que por diablo. Si cualquier profesión laboral es competitiva, el ámbito literario sería algo así como Sodoma y Gomorra.
Eso no sorprende a la escritora Eva Leticia de Sánchez (Tula de Allende, Hidalgo, 1959) quien incursiona en el mundo literario con El desencanto de las sombras (Ediciones B, 2012), y que no pocos han definido como: una magnífica historia acerca del movimiento estudiantil comunista durante la década del sesenta. Sin embargo, parece no tomar en serio mis palabras cuando le menciono los excelentes comentarios, reseñas y videos que circulan acerca de su ópera prima. Existe en ella la duda cartesiana de quien ha tenido una vida difícil y por momentos desgarradora: «No me arrepiento de nada de lo que viví, pero viví situaciones bochornosas y amargas que en nada contribuyeron a hacer crecer la seguridad en mí como persona, de modo que todo el texto (El desencanto de las sombras) fue muy difícil de escribir».

Con una segunda propuesta literaria bajo el brazo, un libro recién publicado de relatos llamado Solas y muertas (Ediciones sin nombre, 2015), Eva Leticia de Sánchez recibe mi llamada telefónica en la Ciudad de México y damos inicio a una breve entrevista. 

Leer completa en: 
http://rancholasvoces.blogspot.mx/2016/01/literatura-entrevista-eva-leticia-de.html

Entradas más populares de este blog

Seis poemas inéditos de Elena Garro (12/09/16)

Unidos a la conmemoración previa de los cien años del natalicio de  Elena Garro, seguimos festejando y la recordamos en su faceta poco conocida como poeta. En esta ocasión, para los lectores de La libreta de Irma, se han elegido seis poemas escritos por Garro entre  1948 a 1954. Compilación de la escritora y periodista Patricia Rosas Lopátegui quien presentó el libro Cristales de tiempo, poemas inéditos de Elena Garro, hace unos meses en la ciudad de México. 



NOTA ACLARATORIA A 100 años de Elena Garro
El poeta es arrojado de destierro en destierro y nunca tendrá morada segura. Maurice de Guérin
Elena Garro (Puebla, 1916-Cuernavaca, 1998)  no tuvo la oportunidad de reunir en un libro los poemas que consignó a lo largo de su azarosa existencia, ni crear un título que los uniera y nombrara. En el centenario de su nacimiento (1916-2016) la celebramos con la publicación  de su poemario.      Cuando preparaba su biografía en 1997, la autora me entregó  estos versos para ser editados  y nueve años…

"Te ato, para que no hagas daño: daño a los demás ni daño a ti misma"

Capitán de las huestes bondadosas, poderoso guerrero de Luz, guardián amoroso de nuestras almas, vencedor eficaz de los ángeles rebeldes. Provee distancia contra aquella malvada serpiente, que vierte como la inundación más impura el veneno de su malicia en los seres de mente confundida, débil, lastimada y/o corrupto corazón.

Esos astutos enemigos han llenado y embriagado con hiel y amargura sus sentimientos.

Venzo al dragón, vencida está la antigua serpiente, y nuevamente la pongo cautiva en el abismo, para que no pueda ya más seducir a los débiles.Atada está,impedida para provocar el mal, para que no pueda hacer daño, daño a sí misma ni daño a los demás. Amén

TODAS USAMOS A UN HOMBRE CON PODER #MeTooEscritoresMexicanos

A ver, no voy a reproducir aquí la lista que, irresponsablemente, publicó la Revista El Humo en Facebook donde enumera a los supuestos agresores. Por respeto a los escritores que aparecen en ella y me han otorgado entrevistas, y otros, que son mis amigos.

Yo no meto la mano al fuego por nadie, y mucho menos voy a solidarizarme con las denunciantes por simpatía o por sororidad. Estoy convencida de que una denuncia debe hacerse ante la ley, al menos para tomarla en serio. No en redes sociales ni a manera de desahogo ni por entrarle al feminismo de postureo. Este proceder no abona positivamente a la causa.

Jamás he ocultado mi postura crítica en contra del feminismo actual; como estudiosa que soy de las ciencias sociales y periodista cultural, amén de mis inclinaciones espirituales y éticas. Tengo clara separación entre mi ideología política y mis experiencias personales. Las denuncias se hacen ante la justicia, no en redes sociales. Ya alcanzamos la igualdad jurídica hombres y mujeres en…