Ir al contenido principal

Mamshi, Cuatro estaciones de una vida, Rosa Krauze de Kolteniuk



Esta fue la novela ganadora, se podría decir, del Premio DEMAC 2003-2004 para mujeres que se atreven a contar su historia. Aunque su directora, Amparo Espinoza Rugarcía, decidió publicarla de manera independiente, porque se trata de las memorias de una mujer destacada, inmigrante y pionera en la comunidad filosófica nacional. 

Descubrí este libro cuando me invitaron a la plática “Cómo perderle el miedo a la escritura” en una de las sedes que tiene DEMAC en las distintas ciudades de la república, en el 2009. Recorría los estantes y me detuve en este libro de portada negra con la fotografía de una niña muy “chic” mirando a un futuro lector intruso. La coordinadora de DEMAC en aquel tiempo, la poeta Dolores Dorantes, me dijo “Ese libro es muy bueno, Consuelo”. No lo pensé más y lo compré. Recuerdo también que en aquella reunión conocí a Marisela Escobedo (1958-2010). Yo no sabía quién era ella, algunos años después supe que la mujer amable, sentada frente a mí y a la que sorprendí repetidas veces mirando con extrema bondad a mi hija de 6 años, era ella, la activista que luchó por atrapar al asesino de su hija, Rubí Marisol Frayre Escobedo, y terminó siendo asesinada de un disparo en la cabeza en la ciudad de Chihuahua. Todos estos elementos, los caminos, bifurcaciones y circunstancias imprevisibles por las que se llega a determinada obra, otorgan un significado distinto al momento de digerir o retomar la lectura. 

La novela breve se conforma de cuatro capítulos. Su autora, la doctora en filosofía Rosa Krauze de Kolteniuk (Polonia, 1923-Ciudad de México, 2003), reflexiona su historia personal; sin ser una biografía propiamente sino el rescate y reinterpretación de sus recuerdos y experiencias en la última fase de su vida, que transcurre a través del nido vacío, la viudez y la enfermedad al borde de sus 80 años. 

La primera estación lleva por título el mismo nombre que da vida al libro “Mamshi” que significa “Mamita” en el idioma yiddish. Voz narrativa en primera persona. La niña de cinco años en quien se revela, como por acto de sorpresiva conciencia, que a su madre le falta la mano derecha: 

-¡Mamshi!, ¿dónde está tu mano?, ¿tu brazo?, ¿quién te lo cortó? –grité desde la bañera, levantándome, titiritando, arrojando el agua al piso- ¡Mamshi!, ¿dónde está tu mano? 

Leer Completa en La libreta de Irma:
https://lalibretadeirmagallo.com/2016/07/30/mamshi-cuatro-estaciones-de-una-vida/ 


El terror del holocausto. De esto huyó la protagonista de Mamshi, Cuatro estaciones de una vida. Video homenaje a otro grande, Wladyslaw Szpilman.  

Entradas más populares de este blog

Seis poemas inéditos de Elena Garro (12/09/16)

Unidos a la conmemoración previa de los cien años del natalicio de  Elena Garro, seguimos festejando y la recordamos en su faceta poco conocida como poeta. En esta ocasión, para los lectores de La libreta de Irma, se han elegido seis poemas escritos por Garro entre  1948 a 1954. Compilación de la escritora y periodista Patricia Rosas Lopátegui quien presentó el libro Cristales de tiempo, poemas inéditos de Elena Garro, hace unos meses en la ciudad de México. 



NOTA ACLARATORIA A 100 años de Elena Garro
El poeta es arrojado de destierro en destierro y nunca tendrá morada segura. Maurice de Guérin
Elena Garro (Puebla, 1916-Cuernavaca, 1998)  no tuvo la oportunidad de reunir en un libro los poemas que consignó a lo largo de su azarosa existencia, ni crear un título que los uniera y nombrara. En el centenario de su nacimiento (1916-2016) la celebramos con la publicación  de su poemario.      Cuando preparaba su biografía en 1997, la autora me entregó  estos versos para ser editados  y nueve años…

"Te ato, para que no hagas daño: daño a los demás ni daño a ti misma"

Capitán de las huestes bondadosas, poderoso guerrero de Luz, guardián amoroso de nuestras almas, vencedor eficaz de los ángeles rebeldes. Provee distancia contra aquella malvada serpiente, que vierte como la inundación más impura el veneno de su malicia en los seres de mente confundida, débil, lastimada y/o corrupto corazón.

Esos astutos enemigos han llenado y embriagado con hiel y amargura sus sentimientos.

Venzo al dragón, vencida está la antigua serpiente, y nuevamente la pongo cautiva en el abismo, para que no pueda ya más seducir a los débiles.Atada está,impedida para provocar el mal, para que no pueda hacer daño, daño a sí misma ni daño a los demás. Amén

TODAS USAMOS A UN HOMBRE CON PODER #MeTooEscritoresMexicanos

A ver, no voy a reproducir aquí la lista que, irresponsablemente, publicó la Revista El Humo en Facebook donde enumera a los supuestos agresores. Por respeto a los escritores que aparecen en ella y me han otorgado entrevistas, y otros, que son mis amigos.

Yo no meto la mano al fuego por nadie, y mucho menos voy a solidarizarme con las denunciantes por simpatía o por sororidad. Estoy convencida de que una denuncia debe hacerse ante la ley, al menos para tomarla en serio. No en redes sociales ni a manera de desahogo ni por entrarle al feminismo de postureo. Este proceder no abona positivamente a la causa.

Jamás he ocultado mi postura crítica en contra del feminismo actual; como estudiosa que soy de las ciencias sociales y periodista cultural, amén de mis inclinaciones espirituales y éticas. Tengo clara separación entre mi ideología política y mis experiencias personales. Las denuncias se hacen ante la justicia, no en redes sociales. Ya alcanzamos la igualdad jurídica hombres y mujeres en…