sábado, 30 de julio de 2016

Mamshi, Cuatro estaciones de una vida, Rosa Krauze de Kolteniuk



Esta fue la novela ganadora, se podría decir, del Premio DEMAC 2003-2004 para mujeres que se atreven a contar su historia. Aunque su directora, Amparo Espinoza Rugarcía, decidió publicarla de manera independiente, porque se trata de las memorias de una mujer destacada, inmigrante y pionera en la comunidad filosófica nacional. 

Descubrí este libro cuando me invitaron a la plática “Cómo perderle el miedo a la escritura” en una de las sedes que tiene DEMAC en las distintas ciudades de la república, en el 2009. Recorría los estantes y me detuve en este libro de portada negra con la fotografía de una niña muy “chic” mirando a un futuro lector intruso. La coordinadora de DEMAC en aquel tiempo, la poeta Dolores Dorantes, me dijo “Ese libro es muy bueno, Consuelo”. No lo pensé más y lo compré. Recuerdo también que en aquella reunión conocí a Marisela Escobedo (1958-2010). Yo no sabía quién era ella, algunos años después supe que la mujer amable, sentada frente a mí y a la que sorprendí repetidas veces mirando con extrema bondad a mi hija de 6 años, era ella, la activista que luchó por atrapar al asesino de su hija, Rubí Marisol Frayre Escobedo, y terminó siendo asesinada de un disparo en la cabeza en la ciudad de Chihuahua. Todos estos elementos, los caminos, bifurcaciones y circunstancias imprevisibles por las que se llega a determinada obra, otorgan un significado distinto al momento de digerir o retomar la lectura. 

La novela breve se conforma de cuatro capítulos. Su autora, la doctora en filosofía Rosa Krauze de Kolteniuk (Polonia, 1923-Ciudad de México, 2003), reflexiona su historia personal; sin ser una biografía propiamente sino el rescate y reinterpretación de sus recuerdos y experiencias en la última fase de su vida, que transcurre a través del nido vacío, la viudez y la enfermedad al borde de sus 80 años. 

La primera estación lleva por título el mismo nombre que da vida al libro “Mamshi” que significa “Mamita” en el idioma yiddish. Voz narrativa en primera persona. La niña de cinco años en quien se revela, como por acto de sorpresiva conciencia, que a su madre le falta la mano derecha: 

-¡Mamshi!, ¿dónde está tu mano?, ¿tu brazo?, ¿quién te lo cortó? –grité desde la bañera, levantándome, titiritando, arrojando el agua al piso- ¡Mamshi!, ¿dónde está tu mano? 

Leer Completa en La libreta de Irma:
https://lalibretadeirmagallo.com/2016/07/30/mamshi-cuatro-estaciones-de-una-vida/ 


El terror del holocausto. De esto huyó la protagonista de Mamshi, Cuatro estaciones de una vida. Video homenaje a otro grande, Wladyslaw Szpilman.