Ir al contenido principal

En el Barrio Rojo de la Pigalle



Pensé que era preciso visitarlo de noche, cuando el movimiento y el adagio escapan a la luz que lo limita y condena.

Tomé rumbo a Montmartre, sobre el Boulevard de Clichy, en el Barrio Rojo de la Pigalle. Los carruajes jalados por caballos golpeando estrepitosamente contra el adoquinado de la callejuela, pasan con velocidad por el costado.

La duda sobre continuar por aquellas zonas desconocidas, convertirme en mártir de violación o contagio de alguna enfermedad vergonzosa que me haría padecer la vida en un letargo de oprobio y marginación, me vuelve sigilosa y alerta del paso propio y el ajeno.

Camino acompañando la oscuridad que rara vez era expulsada por el halo lunar o algún farol solitario: vigilante mudo e inmóvil al pie de una esquina. Ensimismada daba paso y justificación a furtivos juicios que provocaba “una mujer decente se hace acompañar por una amiga de confianza, su madre o chaperona”. Sin embargo, ni una amiga de confianza deseaba ser cómplice; a mi madre, imposible convidarla y tampoco hacerme acompañar por chaperona era de mi beneficio. Fue la primera vez que tomé valor para llegar a aquel lugar.

No llevé la cuenta del tiempo transcurrido. De pronto el silencio fue desplazado por el bullicio, las carcajadas frenéticas, el chasquido de las copas de cristal y aquella música que se volvía más audible cuando alguien abría las puertas para abandonar el salón. Musique forte compasando la presentación estelar de la Goulue —no lo sabía hasta que crucé el umbral del infierno—, el nombre de aquella mujer regordeta, de labios rojos, pestañas postizas azules, de majestuosos sombreros destacados por largas plumas, vestidos de crinolina y encajes que al final del baile alzaba hasta su cabeza dejando al descubierto la omisión de su ropa interior.




Sentí cómo el corazón alteraba su ritmo, tal como lo hace el advenimiento de una situación inquietante. Las manos sudorosas, el respirar agitado y el trago ríspido de la saliva por la garganta.

Me aproximo a él, observo su gran molino de diseños rómbicos sobre la azotea y el rojo intenso predominando los bordes, fetiche para todo aquel deseoso de vivir la boheme de la belle epoque. Al entrar invade mis sentidos una rutilante pintura: una bailarina montada sobre un caballo blanco, al centro el “maestro de ceremonias” guiando al equino en un espectáculo circense. De lado derecho al fondo del cuadro aparece una firma: Toulouse-Lautrec. 

Percibo el olor a cigarrillo, lavanda y almizcle aliñado con alcohol que dimana del ambiente. Las mesas colocadas estratégicamente alrededor del escenario. A la orilla del mismo un ramo de orquídeas, unas pesadas cortinas de terciopelo aventaja la mirada indiscreta de los curiosos. Las tonalidades de las luces, tapicería y muros de tonos dorados y rojos concilian el apabullante instante.

Leer completa en: La libreta de Irma  

Entradas más populares de este blog

"Te ato, para que no hagas daño: daño a los demás ni daño a ti misma"

Capitán de las huestes bondadosas, poderoso guerrero de Luz, guardián amoroso de nuestras almas, vencedor eficaz de los ángeles rebeldes. Provee distancia contra aquella malvada serpiente, que vierte como la inundación más impura el veneno de su malicia en los seres de mente confundida, débil, lastimada y/o corrupto corazón.

Esos astutos enemigos han llenado y embriagado con hiel y amargura sus sentimientos.

Venzo al dragón, vencida está la antigua serpiente, y nuevamente la pongo cautiva en el abismo, para que no pueda ya más seducir a los débiles.Atada está,impedida para provocar el mal, para que no pueda hacer daño, daño a sí misma ni daño a los demás. Amén

TODAS USAMOS A UN HOMBRE CON PODER #MeTooEscritoresMexicanos

A ver, no voy a reproducir aquí la lista que, irresponsablemente, publicó la Revista El Humo en Facebook donde enumera a los supuestos agresores. Por respeto a los escritores que aparecen en ella y me han otorgado entrevistas, y otros, que son mis amigos.

Yo no meto la mano al fuego por nadie, y mucho menos voy a solidarizarme con las denunciantes por simpatía o por sororidad. Estoy convencida de que una denuncia debe hacerse ante la ley, al menos para tomarla en serio. No en redes sociales ni a manera de desahogo ni por entrarle al feminismo de postureo. Este proceder no abona positivamente a la causa.

Jamás he ocultado mi postura crítica en contra del feminismo actual; como estudiosa que soy de las ciencias sociales y periodista cultural, amén de mis inclinaciones espirituales y éticas. Tengo clara separación entre mi ideología política y mis experiencias personales. Las denuncias se hacen ante la justicia, no en redes sociales. Ya alcanzamos la igualdad jurídica hombres y mujeres en…

Caso Esther M. García #MeTooEscritoresMexicanos #DenunciasFalsas #ViolenciaDoméstica #Feminismo

La escritora Esther M. García, hace un llamado de auxilio a través de Facebook live la noche del domingo 18 de junio de 2017, minutos después de decirse golpeada por su pareja, Pedro Alberto Silva Campos (el video fue removido horas después por García. Esta copia fue descargada por mí).  En éste solicita ayuda para que alguien lo denuncie, que alguien dé con su paradero, si lo ve o conoce que lo denuncie, insiste. La petición es dar con su paradero. 
Si usted escucha el video, le solicito preste mucha atención desde el minuto1:08 en adelante. Esther M. García está acompañada por un hombre que le ordena a alguien "¡Sácalo!" de manera agresiva "¡Sácalo!", repite. 

La pregunta que me asalta es ¿Quién acompaña a Esther M. García durante su llamado de auxilio? en el video se deduce que ella desconoce dónde está su agresor, puesto que solicita que si alguien lo ve o sabe de su paradero, lo denuncie. 

Actualmente existe una investigación en contra de Esther M. García y Juliá…