Ir al contenido principal

Garro-Paz: retórica, mito y deconstrucción

Foto, cortesía de Patricia Rosas Lopátegui

Entrevista a Patricia Rosas Lopátegui


Este viaje por la vida y obra de Elena Garro intenta desmitificar la historia oficial y demostrar que la culpa es de los tlaxcaltecas y no de la Malinche; en suma, de los jefes de Estado y no de Elena Garro quien, a pesar de sus contradicciones y errores, es paradigma de Emiliano Zapata y Juana de Arco, y no de los hombres sin escrúpulos, asesinos de su pueblo.
Patricia Rosas Lopátegui 
El asesinato de Elena Garro (2a.ed.) 


Hablar de Elena Garro es referirnos a una de las mejores escritoras que ha dado México después de Sor Juana Inés de la Cruz. Precursora indiscutible de la corriente literaria del “Realismo mágico”, pues cuatro años antes de que Gabriel García Márquez publicara Cien años de soledad, ya circulaba Los recuerdos del porvenir (1963). Mujer de múltiples facetas: escritora, coreógrafa, guionista y periodista. Fue esposa del Premio Nobel de Literatura 1990 Octavio Paz durante más de veinte años; padres de Helena Paz Garro “La Chata”, como se le conocía cariñosamente, hija única, fallecida en 2014 a los 74 años de edad.

La vida para Elena Garro y su hija no fue miel sobre hojuelas; ambas se vieron involucradas en serios escándalos políticos durante la década de los años sesenta. El insistente rumor que no permite ofrecer un tratamiento justo a la obra literaria de Elena Garro tiene mucho que ver con su supuesta participación y organización en el Movimiento estudiantil del 68, que dio como resultado la matanza y desaparición de estudiantes y civiles, ocurrida en La Plaza de las Tres Culturas. Antes, Elena ya había unido su destino e ideología a la de algunos líderes campesinos de oposición, también había lanzado dardos a la élite intelectual mexicana acusándola de cobarde y poniendo en tela de juicio sus relaciones con el poder. Motivos suficientes para desacreditar su relevante obra, aunado a la incapacidad de separar a la escritora de la persona. En la historia oficial, Elena Garro es la traidora, la espía, la informante, la mujer con defectos femeninos: voluble e inestable. La ex esposa de uno de los más grandes intelectuales en el mundo, mismo al que se atrevió a contradecir; la que llamaba al pan, pan y al vino, vino. La venganza del Estado cayó sobre ella, como lo asegura René Avilés Fabila, hasta el punto de minimizar las que fueron sus virtudes como ser humano.

Elena Garro y Octavio Paz, dos nombres indisociables, porque es a través de la vida que crearon en común que se puede dar una explicación del rumbo y omisiones que tomaron los hechos, en especial para revelar lo que siguen siendo los enigmas en la historia personal de Elena Garro y también una etapa de la vida política y cultural de un país.

La escritora y periodista, Patricia Rosas Lopátegui (Tuxpan, Veracruz, 1954), Continúa con su incansable lucha por reivindicar la imagen, vida y obra de la inolvidable autora de Un hogar sólido. En 2016 se conmemora el centenario de su natalicio, además de ser recordada en su aniversario luctuoso número 18, acontecido un 22 de agosto. Esta entrevista versará sobre la publicación del libro El asesinato de Elena Garro. Periodismo a través de una perspectiva biográfica. 2da. edición. Presentado hace unos meses en el Centro Cultural Elena Garro, en Ciudad de México.


Leer entrevista completa en: La libreta de Irma

Entradas más populares de este blog

Seis poemas inéditos de Elena Garro (12/09/16)

Unidos a la conmemoración previa de los cien años del natalicio de  Elena Garro, seguimos festejando y la recordamos en su faceta poco conocida como poeta. En esta ocasión, para los lectores de La libreta de Irma, se han elegido seis poemas escritos por Garro entre  1948 a 1954. Compilación de la escritora y periodista Patricia Rosas Lopátegui quien presentó el libro Cristales de tiempo, poemas inéditos de Elena Garro, hace unos meses en la ciudad de México. 



NOTA ACLARATORIA A 100 años de Elena Garro
El poeta es arrojado de destierro en destierro y nunca tendrá morada segura. Maurice de Guérin
Elena Garro (Puebla, 1916-Cuernavaca, 1998)  no tuvo la oportunidad de reunir en un libro los poemas que consignó a lo largo de su azarosa existencia, ni crear un título que los uniera y nombrara. En el centenario de su nacimiento (1916-2016) la celebramos con la publicación  de su poemario.      Cuando preparaba su biografía en 1997, la autora me entregó  estos versos para ser editados  y nueve años…

"Te ato, para que no hagas daño: daño a los demás ni daño a ti misma"

Capitán de las huestes bondadosas, poderoso guerrero de Luz, guardián amoroso de nuestras almas, vencedor eficaz de los ángeles rebeldes. Provee distancia contra aquella malvada serpiente, que vierte como la inundación más impura el veneno de su malicia en los seres de mente confundida, débil, lastimada y/o corrupto corazón.

Esos astutos enemigos han llenado y embriagado con hiel y amargura sus sentimientos.

Venzo al dragón, vencida está la antigua serpiente, y nuevamente la pongo cautiva en el abismo, para que no pueda ya más seducir a los débiles.Atada está,impedida para provocar el mal, para que no pueda hacer daño, daño a sí misma ni daño a los demás. Amén

TODAS USAMOS A UN HOMBRE CON PODER #MeTooEscritoresMexicanos

A ver, no voy a reproducir aquí la lista que, irresponsablemente, publicó la Revista El Humo en Facebook donde enumera a los supuestos agresores. Por respeto a los escritores que aparecen en ella y me han otorgado entrevistas, y otros, que son mis amigos.

Yo no meto la mano al fuego por nadie, y mucho menos voy a solidarizarme con las denunciantes por simpatía o por sororidad. Estoy convencida de que una denuncia debe hacerse ante la ley, al menos para tomarla en serio. No en redes sociales ni a manera de desahogo ni por entrarle al feminismo de postureo. Este proceder no abona positivamente a la causa.

Jamás he ocultado mi postura crítica en contra del feminismo actual; como estudiosa que soy de las ciencias sociales y periodista cultural, amén de mis inclinaciones espirituales y éticas. Tengo clara separación entre mi ideología política y mis experiencias personales. Las denuncias se hacen ante la justicia, no en redes sociales. Ya alcanzamos la igualdad jurídica hombres y mujeres en…