Ir al contenido principal

Lo que no aprendimos las mujeres a callar de las otras

El controversial cintillo 
"Mujer de Octavio Paz, amante de Bioy Casares, inspiradora de García Márquez y admirada por Borges" reza el cintillo o faja que promueve el libro Reencuentro de personajes de Elena Garro (Editorial Drácena, 2016). La editorial española tuvo la intención de unirse a la celebración del Centenario de Elena Garro el próximo 11 de diciembre. Indignante que se anteponga el desprestigio a su obra y legado con ese tipo de discursos difamatorios y por demás ignorantes. El epílogo corrió a cargo de una desconocida escritora, Marta Sanz, de su cabeza salieron una chulada de referencias misóginas, machistas y sexistas que, terminan por demeritar la obra en cuestión. Tremenda cagada a pleno siglo XXI y escrita, además, por una mujer hacia otra. Por más que nos manifestemos en contra de las violencias machistas, en contra de los feminicidios, en contra del sexismo, en contra de todo aquello que no dignifica a la mujer, seguimos encontrando ese tipo de divulgación "cultural". Insólito. 


Cómo olvidar el prólogo escrito por Poniatowska para el libro El asesinato de Elena Garro (Editorial Porrúa, UAM, 1ra edición, 2005). Más que prólogo resultó un texto más con las mismas ofensas y el mismo desprestigio: "[...] Sin embargo, con su muerte, no ha crecido su leyenda. Quien la sostiene con lealtad admirable es Patricia Rosas Lopátegui, que la envuelve en libros como caricias e insiste en que la recordemos y le rindamos tributo. [...] Como Patricia no vivió los acontecimientos, sólo puede verlos a través de Elena. La información que Elena le da es un amasijo de contradicciones, cuando no de falsedades, lo cual hace que su trabajo sea sesgado y tendencioso porque las inexactitudes se vuelven imposturas." ¡Hurra, Elenita sacó las uñas! ella tan tierna y amorosa. Las lenguas suspicaces dejan entrever un cierto amor platónico que la Poniatowska profesaba entre las sombras por Octavio Paz. De ahí el encono suscitado por Garro que hacía blanco en las opiniones de la Poni. ¿Lo ven? rumores, siempre rumores. Como si no fuera suficiente lidiar con toda la estructura patriarcal. 


Existen un montón de cosas que las mujeres no hemos aprendido a callar de las otras, cuando el fuego se sube a la cabeza. Podría -creo que todas- hacer un listado de las ofensas que entre mujeres nos duele decirnos, y pese a todo, somos capaces de machacar en la llaga cuando nos sentimos ofendidas. Alivio de cachorras lamiéndonos las heridas. La indignación no conoce edad. En una ocasión, una amiga tuvo el desatino de decirme que debería aprender de mi marido: él se deja conocer por su trabajo. No hace publicaciones con tintes personales, no habla de sus sentimientos a los cuatro vientos. No es un libro abierto. Aprende a ser como él. No daba crédito a lo que escuchaba. Pensé en la familia de mi madre, los Domínguez Sáenz, que se caracterizaron por su coherencia, don de gentes, sensatez y silencios. Pensé: A algunos difuntos familiares la vida los devuelve en forma de amigos: bajo el mismo discurso castrante. Basta decir que terminé con esa amistad, porque las comparaciones mujer-hombre marido-esposa novio-novia no son inteligentes. 


A Elena Garro se le acusó de "lengua suelta", de mentirosa, de inestable, de haber provocado los lamentables hechos de Tlateloco, de ser espía, mala madre, mala esposa, adúltera. No se le perdona todavía haber llamado a los políticos y gobernantes ladrones, de haber llamado a los intelectuales hipócritas. 


La Editorial Drácena tomó la decisión de retirar la faja que acompañaría el libro. No es suficiente, ¿qué harán respecto al ofensivo epílogo? El centenario de Elena Garro no merece verse empañado por una publicación así. Por más que nos manifestemos en contra de las violencias machistas, en contra de los feminicidios, en contra del sexismo, en contra de todo aquello que no nos dignifica como mujeres. Escribir mal de otra mujer sin tomar en cuenta sus claroscuros, es información parcial, es anticuado a nuestros días. Reproduce el discurso asfixiante del patriarcado. La batalla es silenciosa. Nuestra mayor conquista es con nosotras mismas. 

Columna de opinión para JuárezDialoga 

Entradas más populares de este blog

Seis poemas inéditos de Elena Garro (12/09/16)

Unidos a la conmemoración previa de los cien años del natalicio de  Elena Garro, seguimos festejando y la recordamos en su faceta poco conocida como poeta. En esta ocasión, para los lectores de La libreta de Irma, se han elegido seis poemas escritos por Garro entre  1948 a 1954. Compilación de la escritora y periodista Patricia Rosas Lopátegui quien presentó el libro Cristales de tiempo, poemas inéditos de Elena Garro, hace unos meses en la ciudad de México. 



NOTA ACLARATORIA A 100 años de Elena Garro
El poeta es arrojado de destierro en destierro y nunca tendrá morada segura. Maurice de Guérin
Elena Garro (Puebla, 1916-Cuernavaca, 1998)  no tuvo la oportunidad de reunir en un libro los poemas que consignó a lo largo de su azarosa existencia, ni crear un título que los uniera y nombrara. En el centenario de su nacimiento (1916-2016) la celebramos con la publicación  de su poemario.      Cuando preparaba su biografía en 1997, la autora me entregó  estos versos para ser editados  y nueve años…

"Te ato, para que no hagas daño: daño a los demás ni daño a ti misma"

Capitán de las huestes bondadosas, poderoso guerrero de Luz, guardián amoroso de nuestras almas, vencedor eficaz de los ángeles rebeldes. Provee distancia contra aquella malvada serpiente, que vierte como la inundación más impura el veneno de su malicia en los seres de mente confundida, débil, lastimada y/o corrupto corazón.

Esos astutos enemigos han llenado y embriagado con hiel y amargura sus sentimientos.

Venzo al dragón, vencida está la antigua serpiente, y nuevamente la pongo cautiva en el abismo, para que no pueda ya más seducir a los débiles.Atada está,impedida para provocar el mal, para que no pueda hacer daño, daño a sí misma ni daño a los demás. Amén

TODAS USAMOS A UN HOMBRE CON PODER #MeTooEscritoresMexicanos

A ver, no voy a reproducir aquí la lista que, irresponsablemente, publicó la Revista El Humo en Facebook donde enumera a los supuestos agresores. Por respeto a los escritores que aparecen en ella y me han otorgado entrevistas, y otros, que son mis amigos.

Yo no meto la mano al fuego por nadie, y mucho menos voy a solidarizarme con las denunciantes por simpatía o por sororidad. Estoy convencida de que una denuncia debe hacerse ante la ley, al menos para tomarla en serio. No en redes sociales ni a manera de desahogo ni por entrarle al feminismo de postureo. Este proceder no abona positivamente a la causa.

Jamás he ocultado mi postura crítica en contra del feminismo actual; como estudiosa que soy de las ciencias sociales y periodista cultural, amén de mis inclinaciones espirituales y éticas. Tengo clara separación entre mi ideología política y mis experiencias personales. Las denuncias se hacen ante la justicia, no en redes sociales. Ya alcanzamos la igualdad jurídica hombres y mujeres en…