Ir al contenido principal

El ámbito artístico local y el show de la repetición

Ya va a empezar el programa, en el mismo lugar, a la misma hora


Es inevitable que -formada como estoy en las ciencias sociales-  mi atención se centre en las situaciones con características repetitivas, distintas o curiosas  de los individuos dentro de la sociedad.  Por eso,  me resulta bastante significativo darme cuenta de cómo los actores sociales   con intereses en común se agrupan, representan y repiten  la fórmula a niveles casi perjudiciales para sí mismos,  empañando su veracidad como profesionales y artistas, poseedores  de un  talento viable. Digo esto, porque, hace unos días vi una entrevista  a Bioy Casares, donde hacía hincapié en su reticencia a frecuentar los círculos literarios, por disciplina. Para Bioy,  las exigencias de la literatura eran leer mucho, escribir bastante y no apresurarse a llevar el libro al editor, hasta estar seguros de que no es una idiotez. Entonces, ¿Cómo sabía que un libro estaba terminado?: Cuando estoy harto de corregir. 

Independientemente de que Bioy tuviera la razón o no, yo me quedo con sus consejos. Supongo que se me da fácil porque no tengo hambre de amistades, tampoco de figurar en el vedetismo de las letras, quemando mis cartuchos entre la sobreexposición y la falta de novedades. Mientras escribo,  recuerdo una frase dicha por una de las actrices de la obra de teatro El retablo de las maravillas: "El sol se nubla de tantos poetas, y todos piensan que son famosos" (Confieso que el rostro de una joven poeta, que minutos antes había visto llegar a la obra, cruzó por mente. Esquiva esa puya, pensé)  Algo parecido ocurre cuando se presentan en los escasos programas de radio y canales universitarios nuestros artistas locales. Repetición tras repetición.  ¿Por qué un artista permite el queme de su imagen en un programa de radio o canal universitario, por muy buena fe del conductor/es al invitarlos como si hubieran firmado contrato de exclusividad? 

A mí me ha sucedido, la promotora cultural y compañera del Taller Literario Permanente de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, Dora Elena Delgado, cuando me invitó junto a Ricardo Morales  a presentar el libro de la escritora y poeta Micaela Solís WARE acepté de inmediato. Fue una presentación maravillosa (como no he visto otra que haya llevado a cargo  la misma promotora). Pocas semanas después, me propuso otra presentación para que yo diera un adelanto de mi proyecto de novela o alguna presentación literaria, al lado de otras compañeras. Yo le respondí que me parecía muy pronto, porque acababamos de presentar el libro de Micaela, y en realidad, no tenía nada nuevo que contar, a no ser que fuera sobre el periodismo cultural o  como socióloga -mi profesión- abordando algún tema de actualidad. He tenido que rechazar invitaciones por esa razón. Al programa de TOP NET con Joaquín Alberto García Valles, mismo que conduce Sábados de Bohemia, igualmente. No encuentro digno un espacio en el que no hay variedad de invitados,  por respeto a mí misma y a la concurrencia he rechazado la oferta. Por nombrar sólo dos ejemplos, hay otros en la misma dinámica, la misma fórmula y los mismos caballos de batalla.  

Existen otros espacios a donde nunca me invitan, a los que espero lo hagan. Tengo mucho que decir, modestia aparte soy muy buena reseñando libros, al menos hago mi mejor esfuerzo. Soy periodista cultural con énfasis en periodismo literario, asisto y grabo las presentaciones literarias de mis amigos y gente que admiro. Hay un espacio que ofrecer para los otros en mis letras. (Este mensaje va para mi alma mater UACJ: Blas García, Lula Ortiz y compañía. Yo también soy).  Es sano dejar los espacios al servicio de los extraños también, de los que piensan distinto, de los que hacen cosas distintas, los que no son cercanos. Considero que, como artistas y seres sensibles al arte, podemos cumplir diversas funciones y no solamente ser invitados para hablar de nuestra obra. Una obra, dicho sea de paso, que muchos se apresuran a leer a la audiencia. No es culpa del artista, es el sistema cultural local que no logra despegar.   

En una ocasión, en medio de un desacuerdo, Hilda Sotelo me escribió (lo olvidé, no tiene usted obligación de conocerla. Me refiero a una académica): "Sabes que no eres bienvenida en casi ninguna parte, nadie te quiere" -quién sabe qué sabrá ella, quién le confesó sus secretos (Buuuu voy a llorar...hablo con pruebas en  el archivo) y pensé que esa frase con la que ella intentó hacerme daño y con la ejerció la violencia, me hizo verla de cuerpo entero. Me hizo más fuerte y poderosa. (Ejemplos tengo muchos, del mismo personaje, que a donde me encuentra me lanza impertinencias como si me cobrara derecho de piso. Poco compasiva, rencorosa y nada espiritual. ¿Con qué cara se llena la boca para hablar de SORORIDAD para las mujeres? Cuando sus palabras llevan una carga de agresión voraz.  Caras vemos, hechos pocas conocemos). Es usual que se excluya por "personalidad" y no por capacidad de los círculos literarios, eso no es tanto el problema, me importa un pito si me quieren o no me quieren. La situación es que no acepten abrir  los espacios sin distinción; debemos trabajar por un bien común y no particular. En fin. 

No somos lo que decimos, somos nuestros actos. Pongamos más atención en ello, porque a todos y a todas les puede pasar lo que leí en algún lado (Constanza Candela –Arpías comic-ass Vs los Buitres de la Psique) y parafraseo: que traten de pertenecer a la manada cultural y legitimen su trabajo artístico a través de instituciones corruptas, de mafias y exclusiones. Y eso los vuelva como los prosaicos "que lamen la vieja concha extraviada en la poesía de la isla"; que se regodeen en su pertenencia a uno de los cárteles "intelectuales" y sobrelleven la vergüenza, si algo les queda.  


Entradas más populares de este blog

Seis poemas inéditos de Elena Garro (12/09/16)

Unidos a la conmemoración previa de los cien años del natalicio de  Elena Garro, seguimos festejando y la recordamos en su faceta poco conocida como poeta. En esta ocasión, para los lectores de La libreta de Irma, se han elegido seis poemas escritos por Garro entre  1948 a 1954. Compilación de la escritora y periodista Patricia Rosas Lopátegui quien presentó el libro Cristales de tiempo, poemas inéditos de Elena Garro, hace unos meses en la ciudad de México. 



NOTA ACLARATORIA A 100 años de Elena Garro
El poeta es arrojado de destierro en destierro y nunca tendrá morada segura. Maurice de Guérin
Elena Garro (Puebla, 1916-Cuernavaca, 1998)  no tuvo la oportunidad de reunir en un libro los poemas que consignó a lo largo de su azarosa existencia, ni crear un título que los uniera y nombrara. En el centenario de su nacimiento (1916-2016) la celebramos con la publicación  de su poemario.      Cuando preparaba su biografía en 1997, la autora me entregó  estos versos para ser editados  y nueve años…

"Te ato, para que no hagas daño: daño a los demás ni daño a ti misma"

Capitán de las huestes bondadosas, poderoso guerrero de Luz, guardián amoroso de nuestras almas, vencedor eficaz de los ángeles rebeldes. Provee distancia contra aquella malvada serpiente, que vierte como la inundación más impura el veneno de su malicia en los seres de mente confundida, débil, lastimada y/o corrupto corazón.

Esos astutos enemigos han llenado y embriagado con hiel y amargura sus sentimientos.

Venzo al dragón, vencida está la antigua serpiente, y nuevamente la pongo cautiva en el abismo, para que no pueda ya más seducir a los débiles.Atada está,impedida para provocar el mal, para que no pueda hacer daño, daño a sí misma ni daño a los demás. Amén

TODAS USAMOS A UN HOMBRE CON PODER #MeTooEscritoresMexicanos

A ver, no voy a reproducir aquí la lista que, irresponsablemente, publicó la Revista El Humo en Facebook donde enumera a los supuestos agresores. Por respeto a los escritores que aparecen en ella y me han otorgado entrevistas, y otros, que son mis amigos.

Yo no meto la mano al fuego por nadie, y mucho menos voy a solidarizarme con las denunciantes por simpatía o por sororidad. Estoy convencida de que una denuncia debe hacerse ante la ley, al menos para tomarla en serio. No en redes sociales ni a manera de desahogo ni por entrarle al feminismo de postureo. Este proceder no abona positivamente a la causa.

Jamás he ocultado mi postura crítica en contra del feminismo actual; como estudiosa que soy de las ciencias sociales y periodista cultural, amén de mis inclinaciones espirituales y éticas. Tengo clara separación entre mi ideología política y mis experiencias personales. Las denuncias se hacen ante la justicia, no en redes sociales. Ya alcanzamos la igualdad jurídica hombres y mujeres en…