Ir al contenido principal

"Nosotras defendemos la libertad de importunar, indispensable para la libertad sexual"

Manifiesto firmado por intelectuales y artistas francesas en contra del puritanismo sexual. 





La violación es un crimen. Pero el ligoteo insistente o torpe no es un delito, ni el piropo una agresión machista. A raíz del caso Weinstein, ha habido una toma de conciencia legítima sobre la violencia sexual contra las mujeres, particularmente en el lugar de trabajo, donde algunos hombres abusan de su poder. Era necesaria. Pero a esta libertad de palabra se le ha dado hoy la vuelta: nos obligan a utilizar los términos adecuados, a callarnos lo que pueda molestar, ¡y a quienes se niegan a cumplir con estos mandatos se las considera traidoras y cómplices!.

Es algo propio del puritanismo utilizar los argumentos de protección y emancipación de la mujer para atarnos mejor a un estatus de víctimas eternas, bajo la influencia de demoníacos falócratas. Todo en nombre de un supuesto interés general, como en los buenos viejos tiempos de la brujería. De hecho, el hastag #metoo ha desencadenado, en la prensa y en las redes sociales, una campaña de acusaciones públicas a individuos a quienes, sin tener la oportunidad de contestar o de defenderse, se les ha puesto al mismo nivel que los delincuentes sexuales. Esta justicia sumaria ya tiene sus víctimas: hombres castigados en el ejercicio de su profesión, obligados a renunciar a sus empleos, etcétera. Cuando sus únicos fallos han sido tocar una rodilla, intentar robar un beso, hablar de cosas "íntimas" en una cena de trabajo, o enviar mensajes con connotaciones sexuales a mujeres para las que la atracción no era mutua.

Nuestros editores [muchas de las firmantes son escritoras] ya nos están pidiendo a algunas de nosotras que nuestros personajes masculinos sean menos 'sexistas', que hablemos de sexualidad y amor con más mesura, o incluso que garanticemos que el 'trauma experimentado por los personajes femeninos' sea más obvio.

El filósofo Ruwen Ogien defendió una libertad de ofensa indispensable para la creación artística. De la misma manera, defendemos una libertad para molestar, indispensable para la libertad sexual. A estas alturas somos lo bastante experimentados como para admitir que el impulso sexual es, por naturaleza, ofensivo y salvaje. Pero también somos lo bastante clarividentes como para no confundir el ligoteo torpe con acoso sexual.

Sobre todo, somos conscientes de que el ser humano no es monolítico. Una mujer puede, en el mismo día, dirigir un equipo profesional y disfrutar siendo el objeto sexual de un hombre, sin ser una 'zorra' ni una vil cómplice del patriarcado. Puede asegurarse de que su salario sea igual al de un hombre, pero no sentirse traumatizada de por vida porque un sobón se le frote en el metro (incluso cuando eso se considera delito); un comportamiento que ella misma puede considerar como la manifestación de una gran miseria sexual, o incluso no darle importancia alguna.

Como mujeres, no nos reconocemos en este feminismo que, más allá de la denuncia de los abusos de poder, toma el rostro del odio a los hombres y a la sexualidad. Creemos que la libertad de decir 'no' a una propuesta sexual no excluye la libertad de molestar. Y consideramos que debemos saber cómo responder a esta libertad para molestar a los demás, más allá de refugiarnos en el papel de víctimas.

Porque no se nos puede reducir únicamente a nuestro cuerpo. Nuestra libertad interior es inviolable. Y esta libertad que valoramos no está exenta de riesgos y responsabilidades. 


#EstoSíMeRepresenta #FeminismoDisidente
Le Monde Versión oficial 

Entradas más populares de este blog

"Te ato, para que no hagas daño: daño a los demás ni daño a ti misma"

Capitán de las huestes bondadosas, poderoso guerrero de Luz, guardián amoroso de nuestras almas, vencedor eficaz de los ángeles rebeldes. Provee distancia contra aquella malvada serpiente, que vierte como la inundación más impura el veneno de su malicia en los seres de mente confundida, débil, lastimada y/o corrupto corazón.

Esos astutos enemigos han llenado y embriagado con hiel y amargura sus sentimientos.

Venzo al dragón, vencida está la antigua serpiente, y nuevamente la pongo cautiva en el abismo, para que no pueda ya más seducir a los débiles.Atada está,impedida para provocar el mal, para que no pueda hacer daño, daño a sí misma ni daño a los demás. Amén

TODAS USAMOS A UN HOMBRE CON PODER #MeTooEscritoresMexicanos

A ver, no voy a reproducir aquí la lista que, irresponsablemente, publicó la Revista El Humo en Facebook donde enumera a los supuestos agresores. Por respeto a los escritores que aparecen en ella y me han otorgado entrevistas, y otros, que son mis amigos.

Yo no meto la mano al fuego por nadie, y mucho menos voy a solidarizarme con las denunciantes por simpatía o por sororidad. Estoy convencida de que una denuncia debe hacerse ante la ley, al menos para tomarla en serio. No en redes sociales ni a manera de desahogo ni por entrarle al feminismo de postureo. Este proceder no abona positivamente a la causa.

Jamás he ocultado mi postura crítica en contra del feminismo actual; como estudiosa que soy de las ciencias sociales y periodista cultural, amén de mis inclinaciones espirituales y éticas. Tengo clara separación entre mi ideología política y mis experiencias personales. Las denuncias se hacen ante la justicia, no en redes sociales. Ya alcanzamos la igualdad jurídica hombres y mujeres en…

Caso Esther M. García #MeTooEscritoresMexicanos #DenunciasFalsas #ViolenciaDoméstica #Feminismo

La escritora Esther M. García, hace un llamado de auxilio a través de Facebook live la noche del domingo 18 de junio de 2017, minutos después de decirse golpeada por su pareja, Pedro Alberto Silva Campos (el video fue removido horas después por García. Esta copia fue descargada por mí).  En éste solicita ayuda para que alguien lo denuncie, que alguien dé con su paradero, si lo ve o conoce que lo denuncie, insiste. La petición es dar con su paradero. 
Si usted escucha el video, le solicito preste mucha atención desde el minuto1:08 en adelante. Esther M. García está acompañada por un hombre que le ordena a alguien "¡Sácalo!" de manera agresiva "¡Sácalo!", repite. 

La pregunta que me asalta es ¿Quién acompaña a Esther M. García durante su llamado de auxilio? en el video se deduce que ella desconoce dónde está su agresor, puesto que solicita que si alguien lo ve o sabe de su paradero, lo denuncie. 

Actualmente existe una investigación en contra de Esther M. García y Juliá…