Ir al contenido principal

El macho alfa y la hipocresia de la sororidad

Risa, sorpresa, conmoción, y en algunas excepciones, siento indignación cuando se hacen publicaciones que siguen la corriente de lo efímero.  ¿A qué me refiero con efímero? A lo que se escribe con el deseo de entrar en el engranaje del discurso social del momento. Me refiero a los hashtag o etiquetas utilizados en las plataformas de internet,  útiles para filtrar y clasificar información de acuerdo a los temas de moda y/o contenidos. Por ejemplo el hashtag #MeToo con el que las personas relatan un pasaje de abuso cometido por hombres, sobre todo, lo cual ha servido como una auténtica cacería de brujas donde no se distingue la realidad de la interpretación. Es decir, una persona puede decir que fue acosada ¿en realidad fue acosada o así lo interpretó? ¿Hasta dónde es lícito hablar de favores, intercambio o abuso? Estamos de acuerdo,  es difícil, es complicado. Me da gusto que mujeres y hombres hablen, denuncien, expongan y proporcionen información, siempre y cuando ésta sea verdadera y sin distorsiones. Y para ello se debe dar voz y voto a las personas involucradas. Escuchar una sola parte es tramposo e incompleto.

Hace unos días Hilda Sotelo publicó en su blog una nota #yotambién donde habla de su sentir hacia el acoso. Menciona a Luis Arturo Ramos, Miguel Ángel Chávez, Jorge Humberto Chávez y a Samuel Schmidt. Ah, con este último sí, sí  me interesa que se le eche tierra y se exponga su prepotencia. 

Samuel Schmidt me dio clases en la universidad (licenciatura en Sociología agosto-diciembre, 2002). Larga historia hecha corta, tuve que denunciarlo ante el H. Consejo Universitario por abuso de poder. Habiendo trabajado durante todo el semestre, nos reprobó sin justificación a otra compañera, Mirna Lara, y a mí. En aquel tiempo el Consejo Universitario estaba integrado por la maestra Angela Estrada Guevara y el Dr. Jesús Camarillo. Se reunieron las pruebas suficientes y ganamos en contra del Dr. Schmidt. Ofensa que no perdonó y cuando tuvo oportunidad volcó su venganza en mi contra. Cuando me postulé para la maestría en Ciencias Sociales, él puso todos los obstáculos y negativas para que no me aceptarán,  a pesar de haber cumplido con todos los requisitos. Éso me lo confeso años después otro colega, el Dr. Servando Pineda "Consuelo, ¿Sabe qué fue lo que la perjudicó? Su denuncia ante el Consejo Universitario contra Samuel Schmidt". Claro, no lo dudé ni por un segundo. Por el coraje de saber que me había reprobado estuve a punto de perder mi primer embarazo. ¿Fueron su culpa los amagos de aborto que sufrí hace 15 años? Desde mi perspectiva sí, desde la perspectiva de él quizá no.

Pasan los años y debo olvidar por mi salud mental.  Sin embargo, cuando le platiqué a Hilda Sotelo el proceder de Schmidt para conmigo, ella sólo se rió, aminorando los hechos, clara señal de cero empatía.  Ahora es ella la que denuncia, la que habla de Samuel Schmidt (¿tendríamos que creerle?) Habla de él en términos que a mí no me constan, porque no lo conozco ni lo conoceré COMO AMANTE.

Mi paso por la universidad y por otras instituciones me ha brindado la experiencia de hablar de personas, en apariencia respetables,  que se han hecho un prestigio social gracias a las instituciones académicas, la academia representa el lugar donde surgen las ideas, las nuevas formas de pensamiento. Es por ahí y allí donde se debe combatir, desde las ideas y en la academia; donde anidan docentes abusones, prepotentes y mujerucos, aficionados a echarse la cana al aire con la alumna que puedan... Si yo hablara destruiría hogares, y mi palabra no la utilizaré para éso. Yo hablo y doy nombres, siempre he sido así, porque no miento. En alguna ocasión  denuncié a otro docente universitario junto a otras personas que no son como se pintan. Es el poder positivo de los blogs. La palabra, la mentira y la verdad aprendamos a distinguir entre ellas.

Moraleja: que el "amor" no te convierta en ciega, sorda y muda. Si otra mujer te dice que ella pasó una mala experiencia con tal persona, creéle u otorgale el beneficio de la duda. Esa es la verdadera "sororidad", no sólo una palabra de moda que, algunas, son incapaces de sentir.



 https://www.hildasotelo.com/single-post/2018/03/10/yotambi%C3%A9n       

Entradas más populares de este blog

Seis poemas inéditos de Elena Garro (12/09/16)

Unidos a la conmemoración previa de los cien años del natalicio de  Elena Garro, seguimos festejando y la recordamos en su faceta poco conocida como poeta. En esta ocasión, para los lectores de La libreta de Irma, se han elegido seis poemas escritos por Garro entre  1948 a 1954. Compilación de la escritora y periodista Patricia Rosas Lopátegui quien presentó el libro Cristales de tiempo, poemas inéditos de Elena Garro, hace unos meses en la ciudad de México. 



NOTA ACLARATORIA A 100 años de Elena Garro
El poeta es arrojado de destierro en destierro y nunca tendrá morada segura. Maurice de Guérin
Elena Garro (Puebla, 1916-Cuernavaca, 1998)  no tuvo la oportunidad de reunir en un libro los poemas que consignó a lo largo de su azarosa existencia, ni crear un título que los uniera y nombrara. En el centenario de su nacimiento (1916-2016) la celebramos con la publicación  de su poemario.      Cuando preparaba su biografía en 1997, la autora me entregó  estos versos para ser editados  y nueve años…

"Te ato, para que no hagas daño: daño a los demás ni daño a ti misma"

Capitán de las huestes bondadosas, poderoso guerrero de Luz, guardián amoroso de nuestras almas, vencedor eficaz de los ángeles rebeldes. Provee distancia contra aquella malvada serpiente, que vierte como la inundación más impura el veneno de su malicia en los seres de mente confundida, débil, lastimada y/o corrupto corazón.

Esos astutos enemigos han llenado y embriagado con hiel y amargura sus sentimientos.

Venzo al dragón, vencida está la antigua serpiente, y nuevamente la pongo cautiva en el abismo, para que no pueda ya más seducir a los débiles.Atada está,impedida para provocar el mal, para que no pueda hacer daño, daño a sí misma ni daño a los demás. Amén

TODAS USAMOS A UN HOMBRE CON PODER #MeTooEscritoresMexicanos

A ver, no voy a reproducir aquí la lista que, irresponsablemente, publicó la Revista El Humo en Facebook donde enumera a los supuestos agresores. Por respeto a los escritores que aparecen en ella y me han otorgado entrevistas, y otros, que son mis amigos.

Yo no meto la mano al fuego por nadie, y mucho menos voy a solidarizarme con las denunciantes por simpatía o por sororidad. Estoy convencida de que una denuncia debe hacerse ante la ley, al menos para tomarla en serio. No en redes sociales ni a manera de desahogo ni por entrarle al feminismo de postureo. Este proceder no abona positivamente a la causa.

Jamás he ocultado mi postura crítica en contra del feminismo actual; como estudiosa que soy de las ciencias sociales y periodista cultural, amén de mis inclinaciones espirituales y éticas. Tengo clara separación entre mi ideología política y mis experiencias personales. Las denuncias se hacen ante la justicia, no en redes sociales. Ya alcanzamos la igualdad jurídica hombres y mujeres en…